Oculus VR acaba de comprar una pequeña compañía de realidad virtual llamada Surreal Vision. Si analizamos los proyectos en los que anda metida esa startup podemos ver un atisbo de los planes de futuro para las Oculus Rift, y son fascinantes.

Surreal Vision es una compañía nacida en el seno del Colegio Imperial de Londres, y centrada en el desarrollo de entornos virtuales sobre espacios reales. Su primer campo de investigación es, en esencia, el crear entornos completamente virtuales que se adapten al espacio real en el que se mueve el usuario del sistema, un poco a la manera de las Hololens, o del sistema de posicionamiento Lighthouse que usan las HTC Vive.

Solo esto ya permite pensar que las miras de Oculus VR están puestas más allá de los videojuegos, en la creación de experiencias virtuales mucho más inmersivas y en las que el usuario pueda moverse libremente por la habitación en vez de estar limitado por la conexión al PC y los objetos circundantes.

Pero hay otro campo aún más intrigante al que se dedica Surreal visión: el de la telepresencia, concretamente el de la telepresencia mediante robots. Ya pudimos ver un pequeño avance de este tipo de sistemas en DORA, un robot creado por un grupo de ingenieros provenientes del departamento de robótica de la Universidad de Pennsylvania.

Advertisement

La idea es que Oculus Rift pueda ser el centro de un sistema de telepresencia inmersivo en el que un avatar robótico se mueva por nosotros quizá a kilómetros de distancia. Si suena futurista es porque lo es. La inminente versión comercial de Oculus Rift sigue atada al PC mediante un cable, y aún es pronto para que los sistemas de telepresencia sean tan avanzados. No obstante, el que Oculus VR tenga esas intenciones a largo plazo siempre es buena noticia. Los investigadores de Surreal Vision se incorporarán al departamento de Investigación Oculus Research, con sede en Washington. [vía Oculus blog]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)