Los coches autónomos utilizan sensores lidar de alta precisión con los que detectar obstáculos com peatones u otros vehículos. Un experto en seguridad ha descubierto que esa tecnología de miles de dólares se puede burlar completamente con solo un puntero láser.

Jonathan Petir es investigador para una compa√Ī√≠a de seguridad electr√≥nica llamada Security Innovation. Petit ha despcubierto una t√©cnica que permite enga√Īar los sensores de los coches aut√≥nomos para que vean obst√°culos donde no los hay. ‚ÄúPuedo duplicar los ecos que genera un coche, crear un coche fantasma y ponerlo donde yo quiera. Lo mismo se aplica a un peat√≥n o una bicicleta‚ÄĚ, explica Petit.

La técnica, que será debatida el próximo mes de noviembre en la conferencia Black Hat Europe, es tremendamente sencilla. Tan solo hace falta un puntero láser unido a un generador de pulsos o una simple placa Arduino o Raspberry Pi.

El problema es que los radares de los coches autónomos operan en frecuencias reservadas que los hacen menos vulnerables, pero los lidar solo emplean luz. Basta codificar las respuestas de un lidar a los obstáculos y emitirlas en la frecuencia correcta. Con esta técnica se pueden crear falsos obstáculos a distancias de hasta 350 metros del sensor del coche. Lo que es peor, se pueden duplicar esos obstáculos fantasma cuantas veces se quiera y hacer que se muevan. El coche cree que son reales, así que reacciona en consecuencia, cambiando de carril o deteniéndose.

Advertisement

Petit explica que la mayor parte de fabricantes invierte en que el software que dirige el coche aut√≥nomo sea seguro, pero no hace falta hackear ese software si el sistema por el que recibe datos el coche ya es vulnerable a falos est√≠mulos. La √ļnica limitaci√≥n de su t√©cnica, es que solo se puede hackear un coche cada vez. Parece m√°s que suficiente para organizar un accidente muy serio. [v√≠a IEEE Spectrum]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)