Foto: Blablacar

El titular del Juzgado de lo Mercantil n┬║ 2 de Madrid acaba de dictar una sentencia hist├│rica para el futuro de la econom├şa colaborativa. Blablacar, la popular aplicaci├│n para compartir coche con otros usuarios no supone ninguna competencia desleal para el sector del autob├║s.

Advertisement

La sentencia pone punto y final a un juicio largo y agrio que se inici├│ en 2015 cuando la patronal del sector del autob├║s en Espa├▒a (Confebus) demand├│ a Blablacar por competencia desleal. En opini├│n de Confebus, la web estaba desempe├▒ando un servicio de transporte sin contar con los debidos permisos. La compa├▒├şa de origen franc├ęs se defend├şa explicando que lo ├║nico que hacen es facilitar a particulares el compartir veh├şculo y los gastos de un viaje.

Al final, el juez ha dado la raz├│n a Blablacar, eximiendo a la compa├▒├şa de todos los cargos, de pagar las costas del juicio y permiti├ęndola operar con normalidad. La sentencia tambi├ęn echa por tierra uno de los principales argumentos esgrimidos por Confebus: el ├ínimo de lucro. El juez especifica que Blablacar no fija precios y que los casos de uso fraudulento son excepcionales. Los costes de viaje que Blablacar estima son siempre recomendados, y se calculan en funci├│n del consumo de carburante y el kilometraje.

El ├║nico punto en el que el magistrado no ha querido pronunciarse es el de la cuesti├│n fiscal. El juez estima que la cuant├şa y tipo de impuestos que Blablacar debe pagar es una decisi├│n que corresponde a la administraci├│n tributaria. Para terminar, la sentencia advierte que el hecho de que una pr├íctica sea nueva y no est├ę a├║n regulada no implica que sea ilegal. Aparte de una buena noticia para los que usan Blablacar a diario, la decisi├│n es positiva para el futuro de otras iniciativas de econom├şa colaborativa. [v├şa El Confidencial]