Catar no es un pa√≠s muy grande. Su poblaci√≥n apenas rebasa los dos millones de habitantes. Para albergar la multitud que se espera llegue con el Mundial de F√ļtbol de 2022, el Emirato √°rabe planea nada menos que construir desde cero toda una ciudad al completo.

El proyecto se llama Lusail, est√° programado para completarse en 2020, y costar√°, seg√ļn las primeras estimaciones, 45.000 millones de d√≥lares. Lusail es todo lo grandilocuente, lujosa y futurista que uno puede esperar de un proyecto semejante, pero sus edificios arrojan multitud de sombras de duda. La primera es el plazo. De aqu√≠ a 2020 solo quedan 6 a√Īos, y eso es lo que tardan otras ciudades en planear y construir un solo estadio.

Advertisement

La pregunta m√°s espinosa es qui√©n construir√° esa ciudad. Diferentes informes hechos p√ļblicos por organizaciones en defensa de los derechos humanos revelan abusos en las obras que ya est√°n en marcha. No faltan las voces de quienes piden que la candidatura del pa√≠s sea retirada debido a estas denuncias. Tambi√©n hay serias dudas sobre el clima. Las temperaturas en verano son tan altas que se valora la posibilidad de trasladar el mundial a los meses de invierno.

Las acusaciones de soborno al comit√© de la FIFA para que eligiera la candidatura del pa√≠s √°rabe tampoco ayudan. Catar es, en definitiva, un serio problema para la continuidad del mundial de f√ļtbol.

Advertisement

Foto: Cassim Shepard.

Una ciudad con islas y hasta nubes

Ahora mismo, hay varios cientos de miles de trabajadores extranjeros en Catar, todos ellos con un tipo de visado llamado kafala que permite a sus empleadores retenerlos en el país. Estas personas ya están trabajando en varios proyectos, pero Lusail, al lado de la capital del país, Doha, los supera a todos.

Advertisement

La ciudad ocupa 36 kil√≥metros cuadrados en los que albergar√° 450.000 personas. Seg√ļn la descripci√≥n de la compa√Ī√≠a que gestiona el proyecto, Lusail es un proyecto de lujo rodeado por las cristalinas aguas del golfo P√©rsico y dotado de todo tipo de infraestructuras.

Advertisement

Im√°genes: Lusail.com, BDOnline.

La ciudad constar√° de 19 distritos y cuatro exclusivas islas que, por supuesto, todav√≠a no existen. En el centro de este proyecto est√° la joya de la corona, un estadio dise√Īado por Norman Foster con capacidad para 86.000 personas y cuya cubierta est√° formada por nubes artificiales, unos dispositivos capaces de generar sombra para filtrar lo peor del calor del sol.

Advertisement

Imagen: Wikimedia.

El incierto presente de la ciudad del futuro

La semana pasada, dos activistas de derechos humanos que estaban investigando los supuestos abusos a trabajadores de la construcci√≥n en Catar desaparecieron. Dos d√≠as despu√©s, la polic√≠a del pa√≠s confirm√≥ que estaban bajo arresto, pero a√ļn no ha presentado cargos.

Advertisement

Fotos: Paul Trafford/CC y Sean Gallup/AP.

Desde el inicio de las obras, se han venido sucediendo informes y denuncias que aseguran que los trabajadores inmigrantes de Lusail y otras obras del Mundial son retenidos contra su voluntad y sufren continuos abusos. Estos son algunos de ellos:

  • Un informe de la Federaci√≥n Internacional de Comercio asegura que de aqu√≠ a la inauguraci√≥n del mundial podr√≠an morir m√°s de 4.000 trabajadores debido a las malas condiciones de seguridad.
  • Un informe de 2013 del peri√≥dico The Guardian asegura que 44 trabajadores nepal√≠es murieron en solo tres meses debido a fallos card√≠acos y accidentes en las obras.
  • Seg√ļn Businessweek, la respuesta del gobierno de Catar respecto a este sospechoso aumento en el n√ļmero de infartos fue: "esta pregunta deber√≠an de contestarla las autoridades sanitarias de Nepal".
  • Mientras tanto, en mayo, el gobierno de Catar admiti√≥ que en 2012 y 2013 hab√≠an muerto mil trabajadores inmigrantes, 246 de ellos debido a un s√ļbito fallo card√≠aco. Se cree que estos fallos card√≠acos se deben a agotadoras jornadas de trabajo a temperaturas de m√°s de 40 grados.
  • Otro informe del peri√≥dico The Guardian de junio asegura que los trabajadores llevan un a√Īo sin recibir salario alguno, y que viven en p√©simas condiciones de higiene y alimentaci√≥n.
  • Un espeluznante documental rodado desde dentro de uno de los campamentos de trabajadores revela que las personas que all√≠ habitan tienen un acceso irregular o nulo a agua potable, alimentos, retretes y otras necesidades b√°sicas.

El precio del mundial

Si Lusail parece un proyecto a√ļn m√°s desbocado e innecesario que Sochi, probablemente es porque lo es. Catar parece dispuesta a superar con creces todos los excesos de otros mundiales o juegos ol√≠mpicos. De hecho, las candidaturas de estos eventos empiezan a estar reservadas solo a pa√≠ses capaces de amasar y dilapidar esas cantidades de dinero.

Advertisement

Los juegos olímpicos y el mundial eran eventos que fomentaban el desarrollo urbano y la cooperación internacional, pero eso se está acabando. Como apuntaba un activista ruso que investigaba los abusos contra los trabajadores que construyeron Sochi: "Estos eventos parecen la nueva droga favorita de los dictadores".

Que estos abusos se perpet√ļen o no depende en gran medida de la reacci√≥n internacional. Es facil montar en c√≥lera ahora, pero la respuesta adecuada debe darse en las dos semanas que dure el mundial cuando llegue en 2022. La audiencia internacional ser√° la que decida qu√© est√° dispuesta a tolerar con tal de ver un deporte.

Foto de portada: Cassim Shepard.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)