En varios países como EE.UU. se está produciendo una escasez de limones en la industria alimentaria. Ya es normal que algunos bares y restaurantes aumenten el precio de las bebidas que los utilizan como ingrediente, cobren extra por una rodaja o simplemente se nieguen a servirla. Pero, además del precio, hay una razón por la que tal vez debas pensar si tomarte o no esa margarita: los limones que utiliza, muchos procedentes de México, podrían estar financiando a los cárteles de la droga.

El mal tiempo y las sequ√≠as han arruinado buena parte de las cosechas este a√Īo, pero el lim√≥n mexicano (o lima en Espa√Īa) es v√≠ctima de otras circunstancias muy especiales. Buena parte de este c√≠trico que se consume en EE.UU. se importa de M√©xico, donde una bacteria llamada huanglongbing (HLB) ha afectado a miles de √°rboles del g√©nero citrus, entre ellos los de los limones. Luego, el pasado Diciembre, el fr√≠o y la lluvia se llevaron por delante las flores de los √°rboles, reduciendo el n√ļmero total de fruta que ha logrado madurar.

Advertisement

Ahora, en el estado mexicano de Michoacán, donde se cultiva la gran mayoría de limones del país, un kilo de este producto vale tanto como el salario de un día de los trabajadores que lo recolectan. Al ser ahora algo tan valioso, los camiones que lo transportan se han convertido en objetivo de los cárteles de la droga, que bloquean las carreteras y retienen las cargas, exigiendo dinero a los agricultores para dejarlas pasar. Estos costes extra al final acaban pasándose a los consumidores.

La extorsión no se limita a los limones: los cárteles ejercen su poder sobre casi cualquier producto de valor que se exporte. Los aguacates son también un problema en Michoacán, con el cártel de los Caballeros Templarios aterrorizando a los agricultores locales.

El precio de los limones ahora mismo en EE.UU. es de 100 d√≥lares por una caja de 18 kilos, mucho m√°s que los 25 d√≥lares que costaba esa cantidad el a√Īo pasado. La escalada del precio ha afectado no solo a los negocios y consumidores estadounidenses, sino sobre todo a la econom√≠a mexicana, que podr√≠a tener que comenzar a importar limones por primera vez en su historia.

Advertisement

El resultado es que muchos bares y restaurantes en EE.UU. ya buscan alternativas, como ofrecer bebidas con una mezcla de zumo de lima pasteurizada y limón o zumo de limón de verdad, en bebidas que llaman por ejemplo "Margarita del Cártel", con el objetivo de dar a conocer a los consumidores el origen del problema.

El gran perjudicado de momento es México, ya que Brasil podría ser el país al que EE.UU. y otros miren a partir de ahora para importar el limón. Es probable que el precio de este cítrico comience a bajar en las próximas semanas pero, de momento, no está de más saber que ha ocurrido por detrás con esa próxima margarita que te vas a tomar.

Advertisement

Fotos: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)