Dibujo de Valderrama de la llamarada solar que observó. Imagen: Vaquero, Sol Phys 2017

Hasta ahora, se sab√≠a que Richard Carrington fue el primer hombre en observar una llamarada solar. El segundo fue Pietro Angelo Secchi. Con el tercero la historia cambia. El hallazgo de unos dibujos demuestran que fue un adolescente de 17 a√Īos hace m√°s de un siglo. Un joven espa√Īol.

Para m√°s se√Īas, de Madrid. Se trata de Juan Valderrama y Aguilar, astr√≥nomo aficionado que en 1886 observ√≥ esa impresionante energ√≠a que explota de nuestra estrella favorita. Juan lleg√≥ a publicar sus resultados en un diario acad√©mico, pero como ocurre algunas veces, su historia se perdi√≥ en el tiempo hasta ahora.

Advertisement

Toda esa actividad magnética turbulenta que se encuentra en la superficie de nuestro Sol se concentra en energía. Esta energía puede llegar a causar manchas solares oscuras, caracterizadas a su vez por una inmersión en la temperatura de la superficie. Cuando esa energía magnética explota de forma repentina, entonces tenemos las espectaculares llamaradas solares.

Foto del observatorio de Ogyalla que data del 10 de septiembre de 1886, marcado por investigadores para mostrar la llamarada. Vaquero, Sol Phys 2017

Como dec√≠amos al comienzo, fue en el a√Īo 1859 cuando el astr√≥nomo ingl√©s Richard Carrington tuvo la suerte de convertirse en el primer ser humano en la historia en observar una llamarada solar. Al brit√°nico le sigui√≥ trece a√Īos despu√©s el astr√≥nomo italiano Pietro Angelo Secchi, qui√©n tambi√©n vislumbr√≥ una llamarada.

Advertisement

El tercero y m√°s sorprendente de todos nos lleva a la capital de Espa√Īa. En Madrid se encontraba Juan Valderrama, un adolescente que, a diferencia de los reconocidos Carrington y Secchi, no contaba con los mismos recursos que ellos. De hecho, este astr√≥nomo aficionado ten√≠a un peque√Īo telescopio en el patio trasero de su casa con una abertura de tan solo 6.6 cent√≠metros y un filtro para permitir la observaci√≥n del Sol.

Dibujo completo de Valderrama de la llamarada solar que observó. Imagen: Vaquero, Sol Phys 2017

As√≠ mantuvo los registros detallados de sus observaciones sobre las manchas solares. Posteriormente, el 10 de septiembre de 1886, sus esfuerzos se vieron recompensados ‚Äč‚Äčcon algo verdaderamente espectacular. Seg√ļn escribi√≥ en su cuaderno, ahora revelado:

En la regi√≥n oriental del hemisferio austral del Sol se ha formado s√ļbitamente de ayer a hoy una enorme mancha muy bella, y sobre ella he notado un fen√≥meno extraordinario: en la penumbra, al oeste del n√ļcleo, se distingu√≠a un objeto casi circular, muy brillante, del que sal√≠a un largo rayo luminoso.

Advertisement

Llamara de luz blanca captada en el 2006. NASA

Sorprendido por el brillante destello que había visto, Valderrama capturó los detalles en un dibujo bastante detallado y envió la información a una revista académica en Francia, L’Astronomie.

Sin embargo, a pesar de la publicaci√≥n, su logro se perdi√≥ en los anales de la historia, y probablemente a√ļn no lo sabr√≠amos si no fuera por un equipo de espa√Īoles que estaban investigando registros hist√≥ricos de observaciones solares. As√≠ lo explica Jos√© Manuel Vaquero, de la Universidad de Extremadura en Espa√Īa, y coautor de un art√≠culo sobre aquel acontecimiento:

El caso de Valderrama es muy singular, ya que fue la √ļnica persona en el mundo que observ√≥ hace m√°s de un siglo un fen√≥meno relativamente raro: una llamarada solar de luz blanca, y hasta ahora nadie se hab√≠a dado cuenta.

Advertisement

En aquel entonces, estas llamaradas de luz blanca se consideraron inauditas, y solo con la llegada de telescopios modernos y mucho m√°s sensibles hoy sabemos que la mayor√≠a de estas realmente se acompa√Īan con emisiones de luz tan brillantes. Seg√ļn otro de los autores, Jorge S√°nchez Almeida, del Instituto de Astrof√≠sica de Canarias:

Es extraordinario que en la Espa√Īa del siglo XIX, un ni√Īo de 17 a√Īos hiciera un descubrimiento tan cient√≠fico, y es a√ļn m√°s impresionante que tuviera el coraje de enviarlo para publicarlo en una revista cient√≠fica extranjera.

Advertisement

Los libros con los registros de Valverrama se conservaron en la biblioteca de la IAC, pero se sabe muy poco sobre su vida. De hecho y tras el descubrimiento, los investigadores tratan de encontrar informaci√≥n que pueda ofrecer datos sobre la apasionante biograf√≠a de este pionero de la astronom√≠a. Un joven espa√Īol de 17 a√Īos del siglo XIX. [SpaceRef, AgenciaSinc, IAC]