Lena. Wikimedia Commons

A√Īo 1973. Alexander Sawchuk, profesor de ingenier√≠a del SIPI, buscaba desesperadamente una imagen intrigante para escanearla. El laboratorio no era el mejor sitio para dar con algo as√≠, sin embargo, encuentra algo que pasar√≠a a la historia: el n√ļmero de la revista Playboy del mes de noviembre.

De aquel n√ļmero de la famosa revista estadounidense iba a salir una de las caras m√°s conocidas de cuantas existen en las librer√≠as de im√°genes digitales. La captura tambi√©n iba a encumbrar a la modelo o, mejor dicho, su figura, como una de las primeras leyendas y mitos en la red.

Advertisement

Hablamos de la modelo sueca Lena S√∂derberg y de la foto realizada por Dwight Hooker para Playboy. Lena apareci√≥ en la revista con el apellido de Sj√∂√∂blom y la fotograf√≠a, llamada simplemente ‚ÄúLena‚ÄĚ o ‚ÄúLenna‚ÄĚ, se convertir√≠a en una de las im√°genes digitales m√°s utilizadas en la historia de la tecnolog√≠a.

Montaje de Rathus

Como dec√≠amos al comienzo, Sawchuk buscaba una imagen distinta para escanearla para un art√≠culo de conferencia de un colega. Quer√≠a algo que se saliera de lo com√ļn, una instant√°nea que no fuera aburrida. La imagen est√°ndar utilizada hasta ese momento (1973) era mate blanco y negro, por lo que el profesor aprovech√≥ la oportunidad cuando otro ingeniero entr√≥ con aquel n√ļmero de Playboy.

Advertisement

Sawchuk y el resto de ingenieros arrancaron una parte del p√≥ster central de la revista para poder envolverlo alrededor del tambor de su esc√°ner Muirhead, el cual hab√≠an equipado con convertidores anal√≥gico a digital (uno para cada canal de color: rojo, verde y azul) junto a un peque√Īo ordenador HP 2100.

El Muirhead tenía una resolución fija de 100 líneas por pulgada, y los ingenieros buscaban una imagen de 512 × 512, así que limitaron la imagen a 5'12 pulgadas de altura. Para ello cortaron la fotografía a la altura de los hombros de la modelo.

Imagen: NASA

Advertisement

Por cierto, a√Īos despu√©s los propios ingenieros han comentado que, aparte del ‚Äúpoderoso contacto visual de Lena‚ÄĚ, la imagen ten√≠a un color, textura e iluminaci√≥n m√°s que interesantes, convirti√©ndola en una captura de prueba de lo m√°s convincente para la compresi√≥n y transmisi√≥n digital.

De esta forma y con fines educativos a lo largo de los √ļltimos 44 a√Īos, la foto ha estado a disposici√≥n como imagen de prueba est√°ndar en decenas y decenas de escuelas, institutos y universidades, tambi√©n en muchos libros de texto.

Así fue como la fotografía de la revista de Playboy ayudó a la creación de los estándares de procesamiento de imágenes como JPEG y MPEG. Además, permitió a los ingenieros perfeccionar sus algoritmos de compresión, y la mejora en los índices de compresión permitió a los equipos informáticos mostrar más imágenes.

Advertisement

Imagen: InTech

En cuanto a la posición de Playboy sobre los derechos de autor de esta fotografía en particular y su uso generalizado, la revista comprendió su significado dentro de la comunidad tecnológica y académica al instante. Incluso ayudó a encontrar a la modelo para el 50 aniversario del Conference of the Society for Imaging Science and Technology en 1997.

En ese momento, Eileen Kent, vicepresidente de medios en Playboy, declar√≥ que, ‚Äúdecidimos que deb√≠amos dejar volar a Lena, porque era un fen√≥meno‚ÄĚ. De hecho, no andamos muy desencaminados si decimos que ese reconocimiento como fen√≥meno digital prefigur√≥ la cultura actual de los memes virales que vemos cada d√≠a.

Advertisement

Sea como fuere, después de haber adornado los libros de texto, escáneres y pantallas de miles de miembros de la comunidad tecnológica desde 1973, Lena se ganó el título de Primera Dama de Internet. Hoy, la mítica imagen se encuentra muy a gusto bebiendo de espacios muy diferentes entre sí, en la intersección entre la tecnología, la educación, el arte, los propios memes y, claro, el erotismo. [Wikipedia, Mashable]