Dos avisos antes de contar una de las historias mĂĄs surrealistas del año. Si eres seguidor de la mĂșsica metal, desconfĂ­a de una banda que se llama Threatin. Si tocas la baterĂ­a, guitarra o piano y buscas una banda, asegĂșrate de que realmente son quienes dicen ser antes de acudir al primer ensayo.

Jered Threatin, lĂ­der y cantante de la banda Threatin, con sede en Los Ángeles, comenzĂł el pasado mes de octubre una gira por varias ciudades del Reino Unido. A todos los promotores y dueños de clubs y salas les dijo que la banda habĂ­a vendido cientos de entradas para sus actuaciones, y que algunos de los espectĂĄculos tenĂ­an la bandera de “todo vendido” .

Sin embargo, lo que los dueños y promotores no sabían en el momento en que se reservaron las fechas de los conciertos era que en realidad no se había vendido ni una sola entrada. No tenían ni la menor idea de que la banda iba a tocar para una audiencia de cero, o a veces una sola persona. Incluso el resto de la banda de Threatin tampoco sabían que estarían tocando en lugares completamente vacíos.

¿Cómo? Desde un principio, Jered Threatin había logrado engañar a todos los involucrados al falsificar una base de fans legítima para su grupo. Luego creó eventos él mismo en Facebook para apoyar a la banda y generar ese hype falso que hacía parecer que los eventos iban a estar completamente abarrotados.

De esta forma podĂ­a llamar a los promotores y convencerlos de que la asistencia serĂ­a enorme. En realidad, antes de la gran farsa Jered habĂ­a conseguido comprar casi 40 mil me gustas en su pĂĄgina de Facebook de la banda y 16 mil seguidores en Instagram, por tanto, y tal y como funciona hoy el mercado, habĂ­a pocas razones para creer que la banda no era tan legĂ­tima como decĂ­an.

Advertisement

Sin embargo, cuando el grupo de metal Bingham tocĂł en un show con Threatin en The Exchange, una sala de Bristol, el pasado 6 de noviembre, las cosas empezaron a salir mal desde el principio. SegĂșn ha explicado la banda a la BBC:

Parecía un poco extraño desde el principio porque nadie venía por la puerta con las supuestas entradas anticipadas.

El cantante de Bingham convenció a los miembros de su banda de quedarse y ver a Threatin tocar porque “sintió pena” de que nadie apareciera. Por supuesto, nadie apareció porque la supuesta popularidad de toda la gira era un fraude.

No fueron los Ășnicos, lo mismo le sucediĂł a otra banda de apoyo programada en la “gira” de Threatin. Una llamada The Unresolved que fue contratada para tocar con Threatin en su show en Birmingham. SegĂșn explicĂł a los medios el baterĂ­a Adam Gostick:

Dijeron que tocaron en Bristol la noche anterior, y que no fue nadie, pero que les habĂ­an dicho que las entradas estaban agotadas.

Advertisement

En realidad, a ese espectĂĄculo tampoco asistiĂł nadie. En cambio, Threatin lo hizo mejor en Birmingham al lograr vender una entrada para su show. Gostick dijo que fue el “concierto mĂĄs extraño” que habĂ­a tocado en su vida.

En Birmingham The Unresolved no fueron los Ășnicos sorprendidos. El resto de miembros de Threatin estaban tan confundidos como las bandas que les acompañaban. DespuĂ©s de que el baterĂ­a y el guitarra de la banda se dieron cuenta de que estaban siendo engañados por su lĂ­der, abandonaron la gira y regresaron a Estados Unidos. 

Ya en casa se informaron por los medios de que cada uno de los conciertos de Threatin en Reino Unido estaban vacĂ­os. Un dĂ­a, la pĂĄgina de la banda en Facebook se retirĂł, y todas las cuentas de redes sociales de Jered Threatin pasaron a ser privadas.

Advertisement

Image: Tour de la banda (Threatin)

Finalmente, el ex baterĂ­a de la banda, Dane Davis, decidiĂł hablar pĂșblicamente sobre la surrealista experiencia en una entrevista con la revista Classic Rock. En ella explica cĂłmo fue abordado por una mujer en Las Vegas que se hacĂ­a llamar “Lisa”. Esta mujer lo invitĂł a una audiciĂłn para la banda:

No habĂ­a detalles exactos en ese momento, solo que habĂ­a un acto para una gira y que si me gustarĂ­a tener una audiciĂłn para ellos para dicha gira. Lo vi como una gran oportunidad.

Advertisement

Como hace cualquier en la actualidad, Davis verificĂł la presencia de Threatin en las redes sociales y no vio nada que lo disuadiera de hacer la audiciĂłn. DespuĂ©s de “integrarse” en la banda, el baterĂ­a cuenta que comenzĂł a viajar por L.A. para practicar con Jered Threatin y los otros miembros contratados. Le dijeron que se embarcarĂ­an en una gira europea, pero que solo recibirĂ­an un pago de 300 dĂłlares por el tour completo.

Fueron 300 dĂłlares por casi un mes fuera de Las Vegas. Pero pensĂ©, ‘Son todos los gastos pagados, asĂ­ que por lo menos puedo pensar que es una oportunidad para hacer una gira, tener unas vacaciones y recibir 300 dĂłlares. Es genial para ser la primera gira que estoy haciendo.

Screenshot: Threatin (YouTube)

Advertisement

En su primer show en Londres, Davis comenzó a preocuparse cuando nadie se presentó a la actuación supuestamente con las entradas agotadas. Jered Threatin simplemente lo atribuyó a un contratiempo del equipo de promoción de la sala. Sin embargo, a medida que avanzaba la gira, el patrón era el mismo, y se corrió la voz de que toda la “base de fans” de Threatin era completamente falsa.

Fue impactante. Lo Ășnico que pensĂ© fue: ‘¿QuĂ© quieren decir con que esto es una estafa?’ No tenĂ­a ni idea. LeĂ­ el primer artĂ­culo: ya sabes, toda la gira es falsa, los fans eran falsos, las vistas eran falsas, los comentarios eran falsos


Davis ha contado estos dĂ­as que si la historia sirve para que a otros no les ocurra, ya habrĂĄ valido la pena. Lo que para Ă©l y el resto de la banda fue una oportunidad para entrar en la industria de la mĂșsica, resultĂł ser el esquema elaborado de un “mĂșsico” para aparentemente vivĂ­a algĂșn tipo de fantasĂ­a o delirio.

Advertisement

Si Threatin toca en tu ciudad, huye. [BBC, Classic Rock]