Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Gif: YouTube

Puedes cubrirte de la cabeza a los pies con uniforme o ropa oscura, pero es casi imposible esconderse de una cámara térmica que puede ver la radiación infrarroja invisible que emite tu cuerpo. O eso creíamos. Investigadores de la Universidad de San Diego han creado un nuevo tipo de camuflaje térmico que puede hacer que el usuario sea casi invisible para las cámaras infrarrojas al hacer coincidir y ajustarse rápidamente a la temperatura ambiente circundante.

Apunte una cámara térmica a tu mano y se revelará como una gota amarilla genérica, desprovista de detalles, porque tu piel está emitiendo radiación infrarroja de manera uniforme a través de su superficie. Las pecas, los pelos, los lunares desaparecen, pero es una de las razones por las que las cámaras térmicas son tan efectivas para detectar a las personas por la noche (como los sospechosos que huyen de la policía) debido al marcado contraste entre el ambiente más frío y el objetivo cálido.

Advertisement

Las cámaras térmicas son menos efectivas durante el día, particularmente en entornos más cálidos, cuando todo en el marco tiene una temperatura similar y tiende a mezclarse. Este nuevo enfoque del camuflaje aprovecha la debilidad inherente de las imágenes infrarrojas.

Desarrollado por investigadores de la Escuela de Ingeniería Jacobs de la Universidad de San Diego, el camuflaje, que solo existe como un prototipo limitado y prueba de concepto, se ha integrado en un brazalete portátil que está hecho de un material de cambio de fase similar a la cera. La superficie del brazalete se puede calentar o enfriar rápidamente para que coincida con la temperatura del ambiente, tardando menos de un minuto en pasar de 10 a 38 grados centígrados. Pero no importa cuál sea la temperatura en el exterior, el interior del material permanece a la misma temperatura que la piel humana, por lo que es cómodo de usar sin importar el medio ambiente.

Como demuestra el video, cuando se ve a través de una cámara térmica, como dispositivos de FLIR, el color del brazalete portátil (que indica su temperatura) permanece igual al entorno que lo rodea, incluso cuando las temperaturas externas aumentan y disminuyen. Este clip muestra el material de cambio de fase haciendo su trabajo a alta velocidad, pero a velocidades normales podría hacer coincidir el ritmo con las fluctuaciones de temperatura en el entorno natural.

El siguiente paso para los investigadores es implementar esta tecnología a mayor escala, o al menos lo suficientemente grande como para cubrir a una persona completa. El equipo está trabajando para crear una chaqueta completa con el camuflaje térmico incorporado, pero también para que sea cómodo y práctico de usar. Con la tecnología actual, una chaqueta pesaría apenas 2 kilos, tendría unos cinco milímetros de grosor y solo funcionaría durante aproximadamente una hora. Por tanto, hay mucho margen de mejora. En cualquier caso promete, y la tecnología sin duda será adoptada por cualquiera que planee robar una estación de servicio de Fort Worth por la noche.

Share This Story

Get our newsletter