Los billetes falsos son una plaga tan vieja como el papel moneda, y muy difĂ­cil de erradicar. Con el tiempo, las redes criminales logran imitar hasta los sistemas anticopia mĂĄs complejos. El Ășltimo descubrimiento del MIT, sin embargo, podrĂ­a poner las cosas mĂĄs difĂ­ciles a los falsificadores. Se trata de nanocristales invisibles a simple vista que marcan de forma Ășnica cada billete.

Con un tamaño de apenas la billonĂ©sima parte de un metro, estos nanocristales estĂĄn compuestos de diferentes metales que los hacen brillar siguiendo diferentes patrones. Cada cristal puede ser configurado siguiendo 1.000 patrones de color diferentes. Por si eso fuera poco, su aplicaciĂłn tambiĂ©n puede adoptar diferentes formas, caracteres o letras. SegĂșn el MIT, una superficie equivalente a un grano de arena puede etiquetarse con un patrĂłn Ășnico de entre 10 elevado a 30 posibles combinaciones.

Aunque su brillo es visible bajo luz ultravioleta y un instrumental adecuado, el problema de estas diminutas estructuras es que son difĂ­ciles de identificar para una persona normal. La soluciĂłn del MIT pasa por desarrollar una aplicaciĂłn para smartphones que pueda escanear los patrones de color de estos nanocristales, y simplemente comprobar si el billete es falso o no.

Advertisement

La aplicaciĂłn mĂĄs obvia para estos cristales es el papel moneda, pero no es la Ășnica. Los nanocristales pueden ser aplicados de forma indeleble sobre cualquier objeto sin dañarlo, desde cajas de fĂĄrmacos a entradas de conciertos, certificados, documentos identificativos u obras de arte. [MIT vĂ­a Fast Code Design]

IllustraciĂłn: Jose-Luis Olivares/MIT

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)