Foto: KCNA–KNS / AP Images.

Estados Unidos acusó de manera oficial a Corea del Norte de estar detrás del mayor ataque de ransomware en la historia, WannaCry. Dos días más tarde, el régimen de Kim–Jong Un ha negado ser responsable y asegura que la acusación es parte de una campaña de Corea del Norte por parte del gobierno de Trump.

Advertisement

En mayo de 2017 el ransomware WannaCry ocasionó pérdidas de 4.000 millones de dólares entre unos 150 países al secuestrar ordenadores de hospitales, empresas, firmas financieras y jurídicas, entre muchas otras. Se trata del peor ataque de este tipo que jamás ha ocurrido, y los expertos llevan meses señalando a Corea del Norte como posible responsable.

El pasado 19 de diciembre el gobierno de los Estados Unidos formalizó su acusación: Corea del Norte es responsable de este ataque, asegurando que comenzarán a tomar una postura mucho más severa contra las naciones y organizaciones que utilicen hackers para atacar a otros, en especial si ponen en riesgo la estabilidad o infraestructura de otra nación. Ahora, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea, declaró:

“Esto es una provocación política de los Estados Unidos, con la que intentan incitar a la sociedad internacional a que confronte a Corea del Norte, manchando la imagen de una nación digna y demonizándola”.

Advertisement

Esta no es la primera vez que acusan a Corea del Norte de estar detrás de algún ciberataque. Uno de los casos más sonados fue el ataque a Sony Pictures en 2014, después de que la compañía estrenara una película que se burlaba del dictador Kim Jong–Un. De este modo, la tensión entre ambas naciones no para de crecer, mientras Corea del Norte continúa probando sus misiles balísticos y Estados Unidos amenaza con tomar represalias si continúa la amenaza. [AFP News vía Deutsche Welle]