Investigadores de la Universidad de Illinois han desarrollado unas baterías que podrían ser las más poderosas del planeta. A pesar de tener tan solo unos cuantos milímetros de tamaño, podrían emplearse en un teléfono móvil para poner en marcha la batería de un coche y luego recargarse en un abrir y cerrar de ojos.

Estas nuevas microbaterías ofrecen tanto potencia como energía gracias a su estructura interna modificada. Las baterías tienen dos componentes principales: el lado positivo (cátodo) y el lado negativo (ánodo). Basándose en un novedoso diseño de cátodo de carga rápida, el profesor Paul Braun y su grupo de investigación desarrollaron un ánodo compatible y luego los integró a microescala para crear baterías con un rendimiento superior.

Advertisement

Con tanta potencia, las baterías podrían habilitar sensores o señales de radio con una amplitud 30 veces mayor. Eso o tener dispositivo 30 veces más pequeños. Las baterías son tan poderosas que pueden recargarse 1000 veces más rápido que las baterías convencionales.

Imagina los beneficios para toda la electrónica de consumo, la mayoría de dispositivos estaban limitados por el tamaño de la batería, pero eso se acabó. Esta batería beneficiará sin duda a los teléfonos móviles e incluso a los implantes médicos. [University of Illinois]