Puede sonar a broma, pero el desarrollador Stephen A. Ridley ha creado el primer preservativo para conexiones USB. El pequeño accesorio está pensado para proteger nuestros equipos de virus o malware cuando lo conectemos a puertos de ordenadores ajenos para cargar sus baterías.

Lo que hace este pequeño adaptador es bloquear los puertos USB que sirven para transmitir datos, dejando libres sólo los que sirven para transmitir electricidad. El invento, evidentemente, no está pensado para protegernos en caso de que necesitemos transferir información, sino sólo en el caso de que queramos cargar el móvil y sólo dispongamos, por ejemplo, del roñoso y antihigiénico puerto USB del ordenador de un cibercafé.

Advertisement

No estamos muy seguros de si los condones USB son una idea revolucionaria o una solemne tontería. Lo que si está claro es que es una idea que aprovecha muchos miedos y paranoias modernas. En la web de Ridley tenéis algo más de información sobre este accesorio profiláctico. Su autor asegura que saldrán a la venta la semana que viene a un precio muy asequible. Su aspecto es el de una pequeña placa de circuito y, afortunadamente son reutilizables. [Int3cc vía Fast Company]

Foto: Micha Klootwijk / Shutterstock