Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

No te dejes engañar por las noticias de una "nueva mutación" del coronavirus

Un técnico de laboratorio extrae virus de muestras en el laboratorio de pruebas de coronavirus en Glasgow Royal Infirmary en Escocia, tomada el 19 de febrero de 2020.
Un técnico de laboratorio extrae virus de muestras en el laboratorio de pruebas de coronavirus en Glasgow Royal Infirmary en Escocia, tomada el 19 de febrero de 2020.
Foto: Jane Barlow (Getty Images)

Una vez más, se ha hecho viral un estudio que sugiere que el coronavirus responsable del covid-19 ha mutado, posiblemente en una forma que es más infecciosa. Pero aunque la ciencia básica de esta investigación puede ser correcta, no es tan preocupante como algunos titulares podrían hacer creer: el virus no es capaz de atravesar mascarillas o sobrevivir al agua y al jabón, y la “nueva” cepa es el mismo con que Estados Unidos ha estado lidiando durante meses.

Advertisement

Un equipo de científicos recientemente publicó un artículo en el sitio web de preimpresión medRxiv, un lugar donde se publican investigaciones preliminar que aún no han pasado por el típico proceso de revisión por pares expertos. En el artículo, detallan cómo secuenciaron genéticamente más de 5.000 muestras del coronavirus, SARS-CoV-2, que se recolectaron de pacientes en el área de Houston, Texas (Estados Unidos), entre marzo y julio de 2020. Durante ese tiempo, documentaron un cambio en la genética del virus, marcado claramente por la aparición de dos oleadas diferentes de brotes de covid-19 en la zona.

Advertisement
Titulares en Google News el viernes, 25 de septiembre. Incluyendo: “Surge una mutación del coronavirus que puede superar la protección de las mascarillas y el lavado de manos”.
Titulares en Google News el viernes, 25 de septiembre. Incluyendo: “Surge una mutación del coronavirus que puede superar la protección de las mascarillas y el lavado de manos”.
Captura de pantalla: Gizmodo.

El cambio quizás más importante implica una mutación en la proteína de pico del virus, básicamente y en pocas palabras, lo que permite que el virus ingrese a nuestras células, llamada D614G. Durante la segunda ola, que mencionaron se desarrolló a partir de fines de mayo, más del 99% de las cepas recolectadas tenían la mutación D614G. Además, en comparación con la primera ola de infecciones, los pacientes en promedio tenían niveles más altos del virus en su sistema durante esta segunda ola. Eso podría sugerir que las cepas D614G del coronavirus son mejores para infectar y replicarse dentro de nuestras células, según los autores, lo que posiblemente también podría hacer que el virus se propague mejor a otros.

Advertisement

El pasado mes de mayo, científicos del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México, Estados Unidos, fueron algunos de los primeros en describir la aparición de la forma D614G del virus, proporcionando evidencia de que esta mutación se había vuelto más común y, con el paso del tiempo, siempre presente en las cepas recolectadas a lo largo del tiempo, en comparación con los primeros casos en China, donde los primeros brotes conocidos de covid-19 ocurrieron en invierno de 2019. De manera similar, teorizaron que D614G hizo que el virus nos infectara mejor.

Desde entonces, se han realizado mas investigaciones que respaldan esta teoría, siendo el más reciente el estudio de Houston. Pero todavía no tenemos evidencia directa de que las cepas D614G sean más infecciosas que la cepa SARS-CoV-2 que apareció por primera vez en China, y este último estudio tampoco la proporciona. Como sabemos ahora, el coronavirus se propagó desde Europa a casi todos los demás lugares del mundo. No está claro si la cepa D614G se volvió dominante porque era más contagiosa o simplemente por casualidad.

Advertisement

“Estos estudios deberían hacerse, pero por ahora, es más de lo mismo: es [un virus] más común, pero eso no nos dice mucho sobre si realmente hace algo”, dijo Angela Rasmussen, viróloga de la Universidad de Columbia no afiliada a la investigación.

Quizás lo más importante es que nadie, incluyendo los investigadores que estudian D614G, cree que esta mutación ha hecho que el virus sea más letal o más probable que nos enferme, algo que parece perderse en los titulares alarmistas que discuten la investigación.

Advertisement

“Encontramos poca evidencia de una relación significativa entre los genotipos del virus y la virulencia alterada”, escribieron los autores de este nuevo estudio.

Advertisement

Incluso si la forma D614G del virus es realmente más infecciosa que antes, es probable que no cambie las cosas sobre el terreno. Es la forma D614G con la que la mayor parte del mundo, especialmente EE. UU., Ha estado luchando todo este tiempo, por lo que estos estudios no están identificando una mutación que amenace con hacer que el virus sea peor que el status quo. Aunque este nuevo artículo destaca que las cepas D614G eran un 99% comunes en la segunda ola de infecciones en Houston, por ejemplo, es necesario leerlo en su totalidad para descubrir que el 82% de las cepas durante la primera ola más pequeña también tenían la mutación D614G. .

“Tiene sentido que sea la variante más frecuente observada ahora, ya que ya era la variante circulante dominante en mayo”, señaló Rasmussen.

Advertisement

Incluso si la forma D614G del virus es realmente más infecciosa que antes, es probable que no cambie las cosas sobre el terreno. Es la forma D614G con la que la mayor parte del mundo, especialmente Estados Unidos, ha estado luchando todo este tiempo, por lo que estos estudios no están identificando una mutación que amenace con hacer que el virus sea peor que el status quo. Aunque este nuevo artículo destaca que las cepas D614G eran un 99% comunes en la segunda ola de infecciones en Houston, por ejemplo, es necesario leerlo en su totalidad para descubrir que el 82% de las cepas durante la primera ola más pequeña también tenían la mutación D614G.

“Tiene sentido que sea la variante mas frecuente observada ahora mismo, ya que de por sí ya era la variante con dominación que circulaba durante el mes de mayo”, señaló Rasmussen.

Advertisement

Sin duda, es importante hacer una crónica de la evolución genética del coronavirus (y cualquier germen potencialmente peligroso), e identificar posibles mutaciones que podrían estar afectando la forma en que el virus interactúa con las personas. Pero tanto los científicos como los periodistas deben tener cuidado de no exagerar las implicaciones de esta investigación, que debe ser replicada e idealmente estudiada a través de experimentos que puedan mostrar directamente los efectos de una mutación.

Los virus y las bacterias mutan todo el tiempo y, sobre todo, estas mutaciones no cambian mucho. Incluso si una mutación pudiera tener un efecto beneficioso para un germen, aún tiene que transmitirse ampliamente, lo cual no es algo que seguramente vaya a suceder. Por ejemplo, una mutación que mejora la replicación de un germen puede no causar que se propague más, porque del mismo modo podría enfermar tanto al huésped que muera antes de transmitir la infección a otros.

Advertisement

David Morens, epidemiólogo y asesor científico del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, comentó acerca del estudio de Houston con el Washington Post y dijo: “usar mascarillas, lavarnos las manos y todas esas cosas son barreras para la transmisión o el contagio, pero mientras el virus se vuelve más contagioso es, estadísticamente, mejor para sortear esas barreras”. Desafortunadamente, algunos medios tomaron esta cita y basaron toda su cobertura en ella. Por ejemplo, está este titular de Fox News: “Surge una mutación del coronavirus que puede eludir las protecciones para el lavado de manos y el uso de mascarillas”. Simplemente no es así.

Es cierto que un tipo peligroso de mutación ampliamente diseminada en el coronavirus podría afectar cualquier posible tratamiento o vacuna que estemos desarrollando contra él. Pero hasta ahora, no hemos visto evidencia de que eso suceda. Además, los virus no tienden a mutar con manos pequeñas que pueden atravesar barreras físicas como máscaras. Del mismo modo, a nadie le preocupa que el virus se vuelva inmune al agua y al jabón.

Advertisement

Las cosas siempre pueden cambiar y debemos estar preparados para lo peor. Pero actualmente, el virus al que nos enfrentamos no parece ser más, o menos, una amenaza que en los primeros días de la pandemia, al menos según la investigación sobre D614G recopilada hasta la fecha.

Share This Story

Get our newsletter