Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

¿Adiós inyecciones? Prueban con éxito en animales una vacuna inhalable

15
Save
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Las vacunas del futuro podrían venir en un inhalador (Getty Images)

Las vacunas del futuro podrían administrarse con un inhalador en lugar de una inyección, si la tecnología detallada en una nueva investigación funciona. El estudio de prueba de concepto en ratones y primates sugiere que las vacunas se pueden absorber de manera segura a través de los pulmones hacia el torrente sanguíneo para entrenar el sistema inmunológico. Los autores esperan que su trabajo también pueda usarse algún día para desarrollar nuevas terapias inhalables para el asma y otras afecciones respiratorias.

Advertisement

La tecnología fue desarrollada por investigadores de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey. Se supone que funciona mediante el uso de bacteriófagos: virus que infectan bacterias. Dado que los bacteriófagos solo cazan a sus compañeros microbios, no son intrínsecamente dañinos para las personas. De hecho, los bacteriófagos se han utilizado durante décadas como una alternativa a los antibióticos por su capacidad para matar bacterias, y la reciente crisis de resistencia a los antibióticos ha provocado un renovado interés en la terapia con ellos.

Los investigadores también están explorando si los bacteriófagos se pueden convertir en nuevos tipos de vacunas. Los bacteriófagos se pueden modificar para mostrar moléculas de proteínas específicas en su superficie, mientras que las instrucciones para producir estas proteínas se pueden anidar dentro de sus genes, lo que les permite ser altamente personalizables. Estos bacteriófagos pueden luego ingresar a las células humanas y entregar su carga útil como un antígeno que entrenará al sistema inmunológico para reconocer una amenaza como el coronavirus. Pero a los bacteriófagos no les interesan las personas, por así decirlo, por lo que no deberían replicarse dentro de las células como una infección real o causar otros efectos tóxicos. Además de eso, los bacteriófagos son fáciles y baratos de producir en masa, pueden sobrevivir en ambientes hostiles y no necesitan temperaturas extremadamente frías para mantenerse viables, un problema que continúa afectando a algunas vacunas, incluida la vacuna ARNm contra la covid-19 desarrollada recientemente por Pfizer y BioNTech.

Esta nueva investigación se basa en el trabajo existente que se está haciendo con las vacunas de bacteriófagos, pero con un giro. Según el autor del estudio Wadih Arap, investigador del cáncer en Rutgers, han encontrado una manera de crear una vacuna basada en bacteriófagos que se aerosoliza y es segura para su inhalación. Se hizo encontrando una molécula específica, o ligando, que interactúa con un receptor importante que se encuentra en las células pulmonares, y uniéndolas a los bacteriófagos. Esto debería permitir que los bacteriófagos lleguen más allá de los pulmones y entren en el torrente sanguíneo, donde los bacteriófagos llevarían a cabo su tarea de inmunizar al cuerpo contra cualquier germen que los científicos quieran tratar.

En experimentos con ratones y primates no humanos, la vacuna de Arap y su equipo pudo cruzar la barrera del torrente sanguíneo-pulmonar intacta, sin que pareciera causar ningún cambio en la función normal de los pulmones. Una vez allí, la vacuna provocó una sólida respuesta inmune del cuerpo a los bacteriófagos y las proteínas que transportaban, que es exactamente lo que querían que ocurriera. Los hallazgos fueron publicados el jueves en la revista Med.

Los científicos llevan años intentando crear vacunas inhalables. No solo serían más convenientes y menos dolorosas que recibir una inyección o incluso rociarse algo por la nariz, sino que también podrían actuar más rápido y con menos efectos secundarios. Pero según Arap, una limitación de su desarrollo es que todavía se desconoce mucho sobre cómo funcionan realmente nuestros pulmones, incluida la forma exacta en que las sustancias se absorben a través de ellos al resto del cuerpo. Una parte más importante de su trabajo es la esperanza de que se hayan acercado a desentrañar este misterio, lo que debería permitir que su tecnología se extienda más allá de las vacunas respirables. En última instancia, es posible que esto se pueda usar para administrar medicamentos para el asma, la fibrosis quística y otras enfermedades respiratorias.

“La vacunación pulmonar dirigida es sólo una de las muchas aplicaciones potenciales de la administración pulmonar dirigida por ligandos”, dijo Arap en un correo electrónico a Gizmodo. “Las formulaciones en aerosol también podrían involucrar la administración de fármacos o agentes de imágenes a los pulmones”.

Advertisement

Esta investigación es aún preliminar, por supuesto. Pero el equipo ya está trabajando en ensayos con animales más grandes, además de adaptar su técnica para ser utilizada contra el coronavirus SARS-CoV-2. Incluso si esta tecnología de vacuna no ve ninguna acción durante la pandemia actual, aún puede jugar un papel importante en el futuro. Después de todo, no fue hace tanto tiempo que las vacunas de ARNm —ahora las primeras vacunas covid-19 aprobadas en el mundo— eran simplemente el material de una investigación básica.