Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

De verdad espero que te gusten mucho los móviles con pantalla flexible, porque son solo el principio

Sam Rutherford y Carlos Zahumenszky
7.9K
8
Save
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

En el MWC 2019, hemos visto ya dos teléfonos flexibles impresionantes: el Samsung Galaxy Fold y el Huawei Mate X. Realmente espero que te gusten mucho, porque no van a ser los últimos. El Stand de TCL en la feria está lleno de conceptos que demuestran que el futuro de los móviles es flexible.

TLC ha tenido la precaución de explicar que los dispositivos que vas a ver a continuación son solo prototipos por ahora. La compañía no tiene intención de llevar un teléfono flexible al mercado hasta mediados de 2020. TCL dice que hay dos grandes razones para eso: la primera es que si bien la tecnología necesaria para ello ya existe, quieren que madure más antes de llevarla a un producto comercial. La segunda es que con los precios actuales (que rondan los $ 2.000 a $ 2.700) los teléfonos flexibles son simplemente demasiado caros para que la mayoría de las personas consideren comprar uno.

Advertisement
Imagina las posibilidades.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

En el Mobile World Congress 2019, la compañía china ha preferido enseñar lo que ellos llaman DragonHinge (los nombres de bisagras extraños parecen estar relacionados con los teléfonos flexibles). La bisagra parece similar a la que Royole usó en el FlexPai, y presenta un conjunto de eslabones entrelazados y acanalados que son compatibles con la pantalla flexible plegable hacia adentro de TCL. En este momento, la pantalla flexible de 7.2 pulgadas de la compañía ofrece una resolución de 2.048 por 1.536 píxeles, pero eso podría cambiar para cuando el fabricante esté listo para hacer un teléfono flexible comercializable.

A estas alturas, probablemente estés pensando: ¿realmente piensan vender un teléfono flexible con esa bisagra monumental? Sí, es realmente enorme. Parece incluso más grande de la que tiene el Microsoft Surface Book. Pero TCL lo sabe, y por eso dice que está esperando para lanzar un dispositivo flexible más acabado en lugar de forzar un concepto demasiado loco ahora.

Advertisement

La cuestión es que los conceptos de TCL dejan entrever que eso de los teléfonos flexibles es algo más que una simple moda pasajera. Llevamos años viendo prototipos de móvil con pantalla flexible, pero no pasaba de ser una excentricidad encerrada en la vitrina de algún stand del MWC. Ahora tenemos ya varios de estos teléfonos a punto de saltar al mercado y los fabricantes parecen haber decidido que la pantalla flexible es la tendencia a seguir, el nuevo truco con el que tratar de reavivar la llama de un mercado de telefonía que lleva demasiado tiempo siendo un poco monótono y aburrido.

No puedo evitarlo, pero me gusta el potencial que veo en los teléfonos flexibles de TCL, que son esencialmente una versión actualizada de los teléfonos plegables de los 90. Con un poco de refinamiento, no es difícil ver cómo algo así se puede transformar en un teléfono como el Razr que se rumoreaba hace un mes.

Advertisement

Basándose en algunos de los conceptos que hemos visto, TCL no solo está pensando en los móviles, sino en todo tipo de dispositivos como laptops, tabletas y cualquier otra cosa que pueda beneficiarse de cambiar la pantalla rígida por una flexible.

TCL, por cierto, es uno de los fabricantes de pantallas más grandes del mundo. De momento lo que han enseñado en el MWC es solo un vistazo rápido a las ideas que se les están ocurriendo para vender más pantallas flexibles. En los próximos 18 meses seguirá puliendo esos diseños y quién sabe lo que veremos. Lo que parece bastante claro es que la apuesta de la industria son las pantallas flexibles. Si les sale bien y el mercado la adopta más te vale que te gusten mucho, porque vamos a tenerlas hasta en la sopa.

Share This Story