Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Deja de arrojar tus peces dorados en lagos

Los peces dorados liberados están creciendo hasta el tamaño de una pelota de fútbol y causando estragos en los ecosistemas en los que no pertenecen

Lamentablemente, esta es una historia común: una familia adquiere un pez dorado, pero después su hijo se cansa de él; tal vez el fútbol, ​​las lecciones de guitarra o las tareas escolares comiencen a robarse todo su tiempo. La familia quiere deshacerse del pez pero no quiere lastimarlo, por lo que lo arrojan a un río local o lo tiran por el inodoro. Un movimiento quizás bien intencionado, pero que está causando problemas ecológicos.

Advertisement

La semana pasada, los funcionarios de Burnsville, una ciudad de Minnesota al sur de Minneapolis, Estados Unidos, instaron a los residentes a dejar de arrojar sus mascotas peces en estanques y lagos.

“Crecen más de lo que piensas y contribuyen a la mala calidad del agua, porque eliminan los sedimentos del fondo y arrancan las plantas”, tuiteó la cuenta oficial de la ciudad. “Recientemente se encontraron grupos de estos grandes peces de colores en el lago Keller”.

El mensaje incluía fotos de algunos de los peces dorados que habían encontrado en el lago, y eran mucho más grandes de lo que jamás habrías imaginado.

Los peces dorados pueden ser pequeños cuando los llevas a casa desde las tiendas de mascotas, pero estas criaturas, que son miembros de la familia de las carpas, pueden llegar a medir unos 45,8 centímetros de largo. Originarios del este de Asia, son especies invasoras cuando se introducen en las vías fluviales en las que no pertenecen.

Estos antiguos peces mascota puede ser una gran molestia. Para comer, los peces dorados se mueven por el fondo de lagos y estanques, enturbiando las aguas con los sedimentos que agitan y perturbando la vegetación. Esto puede dificultar que las poblaciones de peces nativos encuentren alimento.

Advertisement

Los peces dorados también pueden transmitir parásitos, y también son una especie increíblemente resistente que puede manejar turbidez elevada, cambios drásticos de temperatura y bajos niveles de oxígeno en el agua. Entonces, una vez que ingresan a las vías fluviales, pueden quedarse durante años.

Para empeorar las cosas, la especie se reproduce rápidamente. Las hembras producen hasta 40.000 huevos cada año, mucho más que la mayoría de las especies de peces de agua dulce. Dado que no tienen depredadores naturales en los ecosistemas de agua dulce en el caso de Estados Unidos, muchos de esos descendientes pueden sobrevivir y habitar esas aguas desenfrenadamente.

Advertisement

Los peces dorados están lejos de ser las únicas mascotas que pueden crear tales problemas. Los funcionarios de Florida, por ejemplo, han pasado años elaborando políticas e incentivos para evitar que las personas liberen reptiles como mascotas, incluyendo pitones birmanos, anacondas verdes, varanos del Nilo, iguanas verdes y tegus. Esos animales han causado estragos en los delicados ecosistemas de Florida, Estados Unidos, incluyendo un gran problema de pitones en los Everglades. El estado tiene una caza de pitones autorizada en el parque y también ha instado a los residentes a matar iguanas invasoras “siempre que sea posible”. (Por supuesto, Florida siendo como suele ser Florida, por lo que alguien que intentaba matar a una iguana con un arma le disparó por error a un trabajador de mantenimiento de una piscina, lo que llevó al estado a aclarar que las personas debían llamar a los profesionales cuando los animales no pueden ser retirados o despachados de forma “segura”).

Los gatos libres, tanto los salvajes como las mascotas, también son un gran problema porque se alimentan de aves y mamíferos nativos, a veces de manera extrema. Y gracias a su popularidad como mascotas, las especies de loros no nativos también se han extendido por los Estados Unidos. Los científicos están investigando sus efectos en los ecosistemas.

Advertisement

Los funcionarios de Minnesota han advertido durante mucho tiempo sobre los peligros de liberar peces dorados en la naturaleza. A fines del año pasado, los funcionarios del condado de Carver, cerca de Burnsville, Estados Unidos, dijeron que habían sacado 50.000 peces dorados de las aguas locales en una semana, estimando que podrían quedar unos 500.000 más. Tampoco es solo Minnesota. En 2013, conservacionistas de la Universidad de Nevada dijeron que habían encontrado cada vez más peces dorados de gran tamaño en el lago Tahoe, incluyendo un monstruo que pesaba más de 1,8 kilogramos. Y los peces dorados también se han apoderado de las vías fluviales de Colorado, Maryland e incluso de la provincia canadiense de Alberta.

Entonces, si deseas deshacerse de tu pez dorado, considera regalarlo a una tienda de mascotas o a un acuario en lugar de liberarlo en un lago. Tus ecosistemas locales te lo agradecerán.