Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Descubren el secreto de las serpientes para estrangular a su presa sin estrangularse ellas mismas

El truco está en sus costillas y en el movimiento necesario para respirar.

We may earn a commission from links on this page.
Una boa constrictor en su hábitat natural
Una boa constrictor en su hábitat natural
Foto: GPL / Wikimedia Commons (Fair Use)

Apretujar a una presa con tu propio cuerpo hasta asfixiarla no parece a priori una buena estrategia de caza si tú también necesitas respirar. Las boas constrictor, sin embargo, matan y engullen presas mucho más grandes que ellas mientras siguen respirando. Ahora sabemos cómo.

Un nuevo estudio publicado en Journal of Experimental Biology ha profundizado en el poco estudiado campo de la respiración de las serpientes. Los pulmones de los ofidios pueden llegar a ser sorprendentemente largos. Normalmente ocupan dos tercios de la longitud total del animal, pero en algunas especies alcanzan el 80%.

Pero de poco sirve tener los pulmones largos si apretamos tanto el cuerpo que impedimos la entrada de aire. Un equipo de investigadores de la Universidad de Brown dirigido por John Capano ha sometido a las boas a una curiosa prueba para estudiar cómo respiran cuando atacan. Para ello, han usado un tensiómetro alrededor del cuerpo del animal para generar presión y han estudiado lo que ocurre.

Advertisement

Lo que han descubierto es que la respiración de las boas es modular. Para empezar, las serpientes pueden controlar la musculatura de sus cerca de 200 pares de costillas de manera independiente. Un grupo de costillas puede estar bloqueado por la presión ejercida contra un animal, pero otros pueden moverse libremente para seguir permitiendo la entrada de aire.

Más importante que esto es que las secciones posteriores (las más próximas a la cola) pueden actuar de manera autónoma a modo de fuelle, absorbiendo aire del exterior incluso aunque las costillas no tengan espacio para moverse. De esta manera, el reptil sigue respirando mientras a su presa le va faltando el aire.

Advertisement

Lo que los investigadores aún no saben es cuál es exactamente el mecanismo nervioso por el que las boas ponen en marcha este sistema de respiración modular cuando lo necesitan. Otro misterio adicional es que el sistema respiratorio de estas serpientes se parece mucho al de los lagartos monitor, una especie de varanos que no necesitan respirar de esta forma para atacar. A veces los descubrimientos vienen con más preguntas debajo del brazo, pero al menos ahora sabemos que las serpientes constrictor respiran durante sus ataques y cómo lo hacen. [IFL Science]