El director de documentales Andreas Sulzer ha descubierto lo que segĂșn Ă©l era una cĂĄmara subterrĂĄnea de armamento utilizada por los Nazis. BasĂĄndose en informes de inteligencia de EE.UU. Rusia y Alemania, Sulzer asegura haber dado con esta cĂĄmara secreta ubicada junto a un campo de concentraciĂłn.

Advertisement

La sala subterrĂĄnea (foto de la entrada debajo) se ubica cerca del campo de concentraciĂłn de Mauthausen-Gusen, en Austria. SegĂșn Sulzer, estarĂ­amos ante el complejo de producciĂłn y prueba de armas mĂĄs importante del Tercer Reich. El director y su equipo han estado excavando en la zona y aseguran tener pruebas de que se trata de una cĂĄmara secreta de armas de los Nazis. Entre ellas, ademĂĄs del propio complejo hallado, estĂĄn las cartas de un fĂ­sico austriaco quien escribiĂł sobre cĂłmo los Nazis estaban experimentando con ĂĄtomos en un bĂșnker secreto cerca de la localidad austriaca de St. Georgen an der Gusen, no muy lejos del campo de concentraciĂłn de Mauthausen-Gusen.

En sus trabajos de excavaciĂłn, Sulzer ha destapado una enorme entrada de granito bajo casi dos metros de tierra con escaleras que dirigen a una especie de bĂșnker. TambiĂ©n una gran cubierta octogonal de cemento que aparecĂ­a fotografiada en imĂĄgenes de los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Fotos posteriores ya no muestran esa cubierta de cemento, sino la zona de tierra que ahora Sulzer y su equipo han retirado.

Advertisement

SegĂșn el diario Kleine Zeitung, las autoridades austriacas ha detenido ahora los trabajos arqueolĂłgicos alegando que Sulzer no tiene los permisos adecuados. En declaraciones al periĂłdico Der Standard, el director asegura que la cubierta de cemento es en realidad la entrada a una gran sala, probablemente utilizada para cubrir las pruebas de los cohetes V-2.

Sulzer, quien ha encontrado tambiĂ©n en la excavaciones cascos enterrados de las SS (imagen debajo), asegura ademĂĄs que este bĂșnker subterrĂĄneo estarĂ­a unido por tĂșneles a otro conocido complejo, las fĂĄbricas subterrĂĄneas de B8 Bergkristall. En estas fĂĄbricas de 55.000 metros cuadrados, los alemanes, con ayuda de prisioneros del campo de concentraciĂłn Gusen II, construyeron mĂĄs de 1.200 cazas Messerschmitt Me 262 y cohetes V-2. Tener una zona de pruebas cercana, como argumenta Sulzer, tendrĂ­a bastante sentido.

Advertisement

SegĂșn Sulzer, esta sala subterrĂĄnea los Nazis no solo probaron cohetes V-2, tambiĂ©n todo tipo de armas quĂ­micas, bacteriolĂłgicas y hasta posibles cabezas nucleares para equipar los propios V-2.

De momento, los trabajos de excavación estån detenidos hasta que las autoridades austriacas decidan qué es lo que hay ahí debajo realmente, y si puede salir (o no) a la luz. Tal vez Sulzer se haya equivocado, tal vez no. No tardaremos mucho en comprobarlo. [vía Kleine Zeitung, Der Standard, Washington Post y Sploid]

Foto de apertura: tĂșnel en el complejo B8 Bergkristall, cercano al descubierto por Andreas Sulzer

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)