Photo: Samsung

Est√° por ver si los tel√©fonos plegables ser√°n bien recibidos, pero la tecnolog√≠a detr√°s de ellos es uno de los secretos comerciales m√°s lucrativos de la industria. No es ninguna sorpresa que las autoridades de Corea del Sur hayan acusado al director general de un proveedor de Samsung y a ocho de sus empleados de vender la tecnolog√≠a de pantalla flexible de la compa√Ī√≠a a un competidor chino.

Seg√ļn los fiscales, tras una reciente ca√≠da en las ventas, el CEO de un proveedor de Samsung cre√≥ una empresa falsa y fabric√≥ los componentes cr√≠ticos de la pantalla flexible en una f√°brica separada antes de vender la tecnolog√≠a a un fabricante de pantallas chino entre mayo y agosto por 15.000 millones de won (cerca de 13,8 millones de d√≥lares).

Los componentes en cuesti√≥n fueron catalogados como ‚Äútecnolog√≠a de laminaci√≥n 3D‚ÄĚ, lo que incluir√≠a elementos como paneles OLED flexibles, pel√≠culas absorbentes de impactos y adhesivos flexibles que se usan para montar la pantalla Infinity Flex de Samsung.

Al final, todo el plan se desmoron√≥ cuando el proveedor de Samsung fue cazado in fraganti cargando componentes en un barco con destino a la China continental. Es posible que nunca sepamos qu√© fabricante chino estaba tratando de comprar la tecnolog√≠a, ya que los nombres de las compa√Ī√≠as y las personas involucradas en el caso no han sido revelados.

El espionaje corporativo no es algo nuevo, pero situaciones como esta parecen surgir con cada vez más frecuencia. Recientemente, un ingeniero de Apple fue acusado de robar documentos relacionados con la tecnología de conducción autónoma de Apple, y la empresa china Fujian Jinhua Integrated Circuit Co. fue acusada de robar tecnología de DRAM Micron, con sede en los Estados Unidos.

Advertisement

Con la llegada del primer tel√©fono con pantalla flexible de Samsung programado para el a√Īo que viene, este caso puede ser el ejemplo m√°s destacado de c√≥mo las compa√Ī√≠as tecnol√≥gicas intentan mantenerse al d√≠a. Aunque Samsung haya detenido a una empresa que vend√≠a sus secretos, es solo una cuesti√≥n de tiempo que esos secretos se difundan.

[Bloomberg]