El actor Ahmed Best le dio vida al personaje de Star Wars Jar Jar Binks.
Imagen: SoulPancake (YouTube)

El verano pasado, el actor Ahmed Best — que interpretó a Jar Jar Binks en Star Wars Episode I: The Phantom Menace cuando tenía 25 años — escribió en Twitter sobre el vigésimo aniversario de la película. En la publicación, recordó como la reacción violenta a su personaje casi le condujo al suicidio.

Aunque criticar a Jar Jar y The Phantom Menace se ha convertido en una broma popular entre los fans de Star Wars, el impacto que tuvo el acoso de la comunidad en el bienestar mental de Best es algo que no debe ser minimizado. Best era un joven actor viviendo en Nueva York cuando empezó a trabajar en la película, y ser parte de una de las sagas más queridas en la historia de Hollywood era una oportunidad que solo se daba una vez en la vida.

Por lo tanto, mientras rodaban, el actor estaba seguro de que el papel le iba a abrir puertas.

Pero cuando The Phantom Menace se estrenó en cines y el público conoció a Jar Jar Binks, los fans de Star Wars — famosos por ser resistentes al cambio y adversos a que se introduzcan factores nuevos en la saga — se centraron en Binks y declararon que era parte de lo que había “arruinado” la película y sus infancias. (Está claro que la acusación viene de unos fans excesivamente dedicados que tienen una lógica rara ).

Advertisement

No obstante, la reacción a la actuación de Best era más que una simple crítica o un desagrado para un personaje cuya intención era claramente agradar a los niños. Casi inmediatamente, las críticas se convirtieron en comentarios violentos y racistas. En un nuevo vídeo sobre ese momento de su vida, el actor afirma que los comentarios le hirieron de forma profunda y le condujeron a un lugar oscuro.

“Estaba solo y la depresión me afectó de forma intensa. Estaba roto. La única cosa en la que podría pensar para sentirme mejor era caminar a lo largo del puente de Brooklyn. Pero [en aquel momento] cuando caminaba por el puente, no veía las luces de Manhattan.

No veía las torres [o] el potencial del trabajo duro o el ingenio. No veía nada. Solo veía una niebla. Estaba cansado de tener que explicarme. Estaba cansado de tener que defenderme y defender mi trabajo. Estaba cansado de tener que pelear contra el racismo y los estereotipos raciales. Solo quería interpretar un papel”.

En los años desde que Best habló sobre sus problemas con Star Wars, incidentes similares han conducido que otros actores involucrados en las películas como Kelly Marie Tran y Daisy Ridley tomen medidas para protegerse de esos que sienten que su amor por la saga justifica su deseo de acosar a las personas. Esperemos que la revelación pública de Best, que nos enseña que las personas que le dan vida a estos personajes son personas cuya humanidad merece respeto, tenga un impacto positivo.