Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El análisis de una antigua momia egipcia revela un extraño ritual con barro

370
Save
Versión en 3D de las tomografías computarizadas de la momia.
Versión en 3D de las tomografías computarizadas de la momia.
Imagen: K. Sowada et al., 2021/PLOS One

El descubrimiento de una momia de 3.200 años de antigüedad envuelta en un caparazón de barro ha dado a conocer una práctica funeraria del antiguo Egipto que hasta ahora desconocíamos.

Este caparazón de barro fue encontrado junto a una momia egipcia guardada en el Museo Chau Chak Wing de la Universidad de Sydney. No es la primera vez que se encuentra un caparazón cubriendo a una momia, pero éstos suelen estar hechos de resinas o de una combinación de resinas y otras sustancias como el betún, explicó Karin Sowada, autora principal del nuevo estudio y arqueóloga de la Universidad Macquarie . Su nuevo artículo, que ha sido publicado en PLOS One, y describe cómo ha sido el descubrimiento del primer caparazón hecho de barro del antiguo Egipto.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: K. Sowada et al,, 2021/PLOS ONE
Advertisement

“Nuestro estudio multidisciplinar proporciona nuevos conocimientos sobre este tipo de momificación y amplía nuestra comprensión de las formas en que los antiguos egipcios trataban a sus muertos”, dijo Sowada. “Debido a que el barro es una alternativa más asequible y accesible que la resina, probablemente esta técnica de momificación haya sido más común de lo que se pensaba anteriormente. Nuevas investigaciones sobre otros individuos momificados que no pertenezcan a la realeza revelarán hasta qué punto se practicaba esta técnica”.

Esta momia tiene una historia de fondo un tanto extraña, lo cuál dio como resultado un segundo descubrimiento importante. El político y filántropo australiano Charles Nicholson compró la momia a mediados de la década de 1850 y la donó a la Universidad de Sydney en 1860. Las inscripciones y símbolos en el ataúd sugerían que el individuo que había en su interior se llamaba “Meruah” y había sido enterrado alrededor del año 1000 a. C. Sin embargo, resulta que ninguna de ambas cosas es cierta, ya que el cuerpo en realidad no pertenecía al ataúd, según la nueva investigación.

En 1999, los científicos utilizaron tomografías computarizadas para analizar la momia, y fue entonces cuando detectaron el caparazón. Una nueva investigación sobre la momia dio comienzo en 2017. Se realizaron nuevas tomografías computarizadas del cuerpo, junto con un nuevo análisis de las muestras tomadas de la momia, “lo que nos permitió una comprensión más detallada de la capa de caparazón”, dijo Sowada.

La datación por radiocarbono sugiere que el cuerpo, que data del siglo XII a. C. (alrededor del 1200 al 1113 a. C.), es en realidad más antiguo que el ataúd. Un escenario plausible es que unos comerciantes durante el siglo XIX pusieran la momia en un ataúd al azar para tener el set completo y luego se lo vendieran a Nicholson. El nombre “Meruah”, por lo tanto, y los diversos títulos a los que hace referencia el ataúd, como “Cantante de Amón”, probablemente no se correspondan con este individuo.

Advertisement
La capa de barro del ataúd.
La capa de barro del ataúd.
Imagen: K. Sowada et al., 2021/PLOS One

Los nuevos escaneos también confirmaron que el cuerpo pertenecía a una mujer, que debió morir cuando tenía entre 26 y 35 años. El nuevo análisis arrojó novedades sobre el caparazón, mostrando que se trataba de un caparazón endurecido sobre un cuerpo y comprimido dentro de las envolturas de lino. Aparte de esto, no se sabe mucho más sobre esta mujer, pero la naturaleza de su entierro nos proporciona algunas pistas al respecto.

Advertisement

“Dada la calidad general de la momificación y el gasto adicional del caparazón, podemos decir que probablemente se tratase de una persona proveniente de una familia adinerada”, explicó Sowada. “Sin embargo, el uso de barro para hacer un caparazón, en lugar de una fina resina exportada utilizada en algunos individuos de la realeza momificados por aquella época, sugiere que apostaron por tratamiento post-mortem más barato”.

Como también mostraron las tomografías computarizadas, el cuerpo parece haber sido dañado poco después de la momificación, lo que probablemente provocase que lo cubriesen en barro.

Advertisement

“Se desconocen las circunstancias de cómo se provocaron estos daños”, dijo Sowada, quien explicó que “este caparazón de barro, junto con otros casos de envolturas en lino, habrían servido para proteger un cuerpo dañado”.

De hecho, esto era algo muy importante para los antiguos egipcios, que asociaban la preservación de los difuntos con su existencia continua en la otra vida. Y, como señaló Sowada, “el barro en sí estaba asociado con la idea de regeneración y crecimiento, por lo que habría sido un material simbólicamente significativo para reparar el cuerpo, además de barato”.

Advertisement

Meruah, o como se llame realmente esta momia, se puede ver en el museo Chau Chak Wing. De hecho, los visitantes pueden ver una visualización en 3D de la momia, a través de la que pueden navegar e investigar sus diferentes capas.

Share This Story

Get our `newsletter`