Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El desquiciado truco de Bill Gates para averiguar qué empleado trabajaba más en Microsoft

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Microsoft

Es probable que muchos tengan una historia que contar sobre jefes que han sobrepasado los límites vigilando a sus empleados para ver si estaban cumpliendo. Probablemente también, ninguno llegara tan lejos como Bill Gates en los primeros años de Microsoft.

Advertisement

Gates ha contando en infinidad de ocasiones que en los inicios de su carrera no existía equilibrio alguno entre el trabajo y la vida personas. Cuando comenzó en Microsoft solo existía la compañía, y como tal, llevó a cabo todo tipo de acciones creyendo que estaba haciendo lo mejor.

Hace cuatro años, Gates reveló en una entrevista a la BBC hasta qué punto estaba obsesionado por el trabajo, “por aquel entonces era bastante extremo con el trabajo. Trabajaba los fines de semana. Realmente no creía en las vacaciones”, dijo.

Pero aquella ética no la aplicaba para él solo, también pretendía lo mismo con los empleados. “tuve que tener un poco de cuidado de no aplicar mis estándares a lo duro que trabajaban”, dijo.

Sea como fuere, Gates reveló entonces que para averiguar qué empleados trabajaban más horas (y quién menos), llevó a cabo un desquiciado estudio:

Me aprendí las matrículas de los autos de todos los empleados, así que podía mirar en el parking y ver cuándo entraba la gente [y] cuándo se iban.

Lo cierto es que esta revelación también la confirmó el cofundador de Microsoft, Paul Allen. En una entrevista con Vanity Fair contó lo siguiente:

Microsoft era un entorno de mucho estrés porque Bill conducía a los demás tan duro como él mismo. Se estaba convirtiendo en el capataz que merodeaba por el parking los fines de semana para ver quién había llegado.

Advertisement

En cuanto a cómo se sentían los empleados de la empresa por aquel entonces, “la gente ya estaba tratando de hacer todo lo que podía”, contaba Allen en la misma entrevista, “y se les metió en la piel cuando Bill los obligó a hacer más”.

Para ofrecer contexto a lo que ocurría, Allen explicó una anécdota de un ex empleado de Microsoft, Bob Greenberg, que trabajó 81 horas en cuatro días para terminar un proyecto:

Hacia el final de la semana laboral, Gates le preguntó a Greenberg en qué estaría trabajando al día siguiente. Greenberg notificó a Gates que planeaba tomarse el día libre siguiente, a lo que Gates respondió: “¿Por qué querrías hacer eso?” Gates no podía entenderlo. Nunca pareció necesitar recargar las pilas.

Advertisement

Por cierto, Gates no fue siempre así. En el artículo de la BBC explicaba que con el tiempo se vio obligado a cambiar su naturaleza controladora a medida que Microsoft se expandía. “Al final, tuve que relajarme cuando la empresa alcanzó un tamaño razonable”. [BBC, Vanity Fair]

私たちは、ギズモードが大好き