En 2015, El Principito de Antoine de Saint-Exup√©ry y El Grito de Edvard Munch, obras europeas, pasaron a ser del dominio p√ļblico. ¬ŅCu√°ntas obras estadounidenses perdieron sus derechos de autor? Ninguna. Ni libros, ni cuadros, ni canciones, ni art√≠culos cient√≠ficos. El culpable de esto se llama Mickey Mouse.

Advertisement

Al principio de los tiempos, el copyright en Estados Unidos duraba 28 a√Īos. Despu√©s se ampli√≥ a 56, suficientes para que el autor se lucrase toda la vida de su obra antes de que pasara al dominio p√ļblico. Pero en 1998, el presidente Bill Clinton aprob√≥ una ley para extenderlo m√°s all√°: toda la vida del autor + 70 a√Īos tras su muerte, en el caso de una obra personal; o 95 a√Īos tras su publicaci√≥n, en el caso de una autor√≠a corporativa.

Se la conoce como Ley de protecci√≥n de Mickey Mouse porque coincidi√≥ con dos eventos: por un lado, el rat√≥n de Disney estaba a punto de entrar en el dominio p√ļblico; por otro, The Walt Disney Company hizo una donaci√≥n de 6,3 millones de d√≥lares para la campa√Īa de Clinton. Como te puedes imaginar, todo esto estuvo descaradamente relacionado.

Lo cuentan, con dibujos animados que se parecen sospechosamente a los de Disney, en el programa de Adam Ruins Everything:

Disney no deja de ser una empresa que protege sus intereses (al fin y al cabo Mickey Mouse est√° valorado en 3.000 millones de d√≥lares). Pero lo verdaderamente hip√≥crita de esta ‚Äúvisi√≥n mercantilista‚ÄĚ de los derechos de autor es que la propia Disney utiliz√≥ el dominio p√ļblico para crear muchas de sus obras. El corto Steamboat Willie con el que naci√≥ Mickey era una parodia de la pel√≠cula de cine mudo Steamboat Bill Jr.

Advertisement

Este procedimiento se repiti√≥ a lo largo de la historia de la compa√Ī√≠a. Blancanieves, La Cenicienta o La Bella Durmiente eran obras de los hermanos Grimm. Alicia en el pa√≠s de las maravillas, de Lewis Carroll. La Sirenita, de Hans Christian Andersen. Pinocho, de Carlo Collodi. Y un largo etc√©tera.

¬ŅPor qu√© es importante el dominio p√ļblico? En el Centro de Estudio del Dominio P√ļblico lo resumen as√≠:

Nuestra econom√≠a, la cultura y la tecnolog√≠a dependen de un delicado equilibrio entre lo que est√° y no est√° protegido por derechos de propiedad intelectual. Tanto los incentivos proporcionados por la propiedad intelectual y la libertad proporcionada por el dominio p√ļblico son cruciales para el equilibrio. Pero hoy en d√≠a la atenci√≥n se ha centrado en el reino de lo que est√° protegido.

Advertisement

Sin embargo, con la Ley de Mickey Mouse en vigor, ninguna obra estadounidense pasar√° al dominio p√ļblico hasta el a√Īo 2019. S√≥lo a partir de entonces podremos aprender de esas creaciones y reimaginarlas para crear nuevos iconos culturales. Como lleva d√©cadas haciendo la propia Disney. [Adam Ruins Everything]

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)