Photo: 20th Century Fox

Los fans est√°n enfadados. Da igual cuando leas esto. Siempre hay fans enfadados, pero √ļltimamente parecen especialmente numerosos, y al director James Mangold le tiene preocupado. El director de Logan teme el efecto a largo plazo de estos fans que torpedean todo lo que no les gusta.

Advertisement

Desde su cuenta en Twitter, Mangold reflexionaba sobre la dirección que el fenómeno fan está tomando en 2018. El director explica que cada vez hay más miedo de hacer enfadar a los fans más radicales de ciertas sagas, y que ello va a terminar por ahuyentar de estas franquicias a las personas creativas y con talento. Mangold llega a comparar este tipo de fandom con el fundamentalismo religioso. Si haces o dices algo equivocado te consideran blasfemo.

Hemos llegado a un punto en el que escribir un guión o dirigir para una gran franquicia tiene una carga emocional comparable a la de escribir un nuevo capítulo de la Biblia (con el riesgo de ser lapidado por blasfemo). Las mentes más brillantes y atrevidas van a terminar por abandonar este tipo de películas en favor de directores corporativos.

(En respuesta a un tuitero que le espeta que eso ya ha ocurrido). Si crees eso, si crees que los directores son solo herramientas corporativas sin ning√ļn poder de decisi√≥n, ¬Ņpor qu√© nos hostigas? Te aseguro que gente como Rian Johnson o Chris McQuarrie no son mascotas de los estudios. Luchan a diario por gente como t√ļ tras las c√°maras.

El fervor que muestran algunos de estos ataques roza la ferocidad de lo religioso. Para mucha gente, incluyéndome a mi, la saga Star Wars tiene un peso espiritual que roza lo religioso, pero deberíamos aprender a gestionar nuestras decepciones más com Yoda y menos como Darth.

Advertisement

Advertisement

Lo cierto es que a Mangold no le falta un punto de razón. Las críticas a películas como The Last Jedi han puesto a estudios de la talla de Lucasfilm bajo una constante presión. Hasta se han registrado casos de grupos de integristas que han tratado de hundir la puntuación de una determinada película en páginas como Rotten Tomatoes simplemente porque no les gustó. Eso por no mencionar el acoso que han sufrido muchos actores de estas películas simplemente por ser mujeres o afroamericanos. Esta tira cómica de Andrew Dobson ilustra muy bien cuál es el problema.

No hay nada de malo en ser un entusiasta de una saga de cómics, o de películas, pero igual es hora, como dice Mangold, de aprender a gestionar nuestros enfados cuando un estudio de Hollywood no nos da un personaje o una película exactamente como la imaginábamos. Eso y desterrar de una vez por todas a la gente que convierte ese enfado en acoso. [Twitter, vía Slash Film]