Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El Epson EF-12 es un proyector láser con altavoces y Android TV que podrás instalar en cualquier lugar

Los altavoces Yamaha y su independencia del televisor lo convierten en un dispositivo realmente disfrutable.

We may earn a commission from links on this page.
Foto del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

He tenido proyector en casa durante años y aún hoy echo de menos ver películas o jugar a la consola en una espectacular pantalla de dos metros de ancho. Lo que no echo de menos para nada es tener que instalarlo. El Epson EF-12 se salta ese engorroso paso con una ingeniosa solución: tenerlo todo.

Desde el punto de vista de conexiones, los proyectores son como un monitor. En otras palabras, no tienen altavoces (o si los tienen son horribles) ni tienen ninguna manera de sintonizar contenido. Si quieres ver algo en ellos tienes que enchufarles algo que emita contenido, sea una consola, un PC, un reproductor de Blu-Ray, o algún dispositivo de streaming tipo Android TV o Apple TV. En otras palabras, que tienes que conectarle otros dispositivos, y la mayor parte de las veces eso significa tirar cables. Teniendo en cuenta que el habitat natural de los proyectores suele estar a varios metros en dirección opuesta a donde está la pantalla, y que no es raro verlos colgando del techo, lo de tirar cables puede convertirse en una auténtica odisea. Lo sé por experiencia.

Advertisement

Por fin un proyector con buen sonido

La idea detrás del Epson EF-12 es precisamente librar al usuario de alguno de esos cables. En concreto de los de los altavoces y del Set-top Box o caja de streaming. Para solucionar la primer parte, el EF-12 lleva dos altavoces integrados Yamaha de 5W cada uno. Los altavoces están orientados en un arco hacia atrás, lo que ya da una idea de que el proyector está pensado para ser situado en una situación adelantada al espectador, posiblemente en la mesa del centro.

Advertisement
Parte superior del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Este detalle tiene que ver con otro, y es que el EF-12 no tiene zoom. En otras palabras, la única manera de hacer la imagen proyectada más grande o más pequeña es mover el proyector adelante y atrás. En mis pruebas he descubierto que para llenar una pantalla de 100 pulgadas (aproximadamente 220 x 125cm en 16:9) hay que situar el EF-12 a unos dos metros de la pantalla. Estupendo en mi salón, donde el sofá está a tres metros de la pantalla y el sonido del EF-12 te da directo en la cara, pero quizá no tan bueno para otros salones. Epson podría haber hecho que el proyector fuera mucho más versátil simplemente añadiéndole zoom, pero probablemente eso hubiera encarecido mucho su precio.

Advertisement
Detalle de la parte frontal del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Por rematar el tema sonido, los altavoces del EF-12 suenan mejor de lo que su pequeño tamaño pueda hacerte creer. Desde luego es suficiente como para llenar un salón de tamaño medio o pequeño. Aunque no están a la altura de una barra de sonido posicional como las que probé con Sony, los altavoces del EF-12 hacen un trabajo muy digno separando los diferentes sonidos de una película incluso en la cacofonía de una escena de acción como la batalla final de Rogue One.

Advertisement
Detalle de los botones del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

El EF-12 tiene Bluetooth con soporte de audio, no solo para el mando, lo que significa que podemos usar los altavoces del proyector como equipo de sonido. Es un detalle bienvenido que hará las delicias de los que tengan un salón pequeño donde el espacio para altavoces es preciado.

Advertisement

Físicamente, el proyector es un coqueto bloque negro de forma casi cúbica (14x18x18cm) y 2,1 kilos de peso. La mitad superior la ocupa una malla que oculta los altavoces, y la mitad inferior el proyector en sí mismo. En el lado superior tiene una serie de botones físicos con los controles básicos, y los puertos están en el lateral izquierdo (si lo miramos desde atrás).

Un proyector con Android TV y Chromecast

Decíamos que lo segundo que el Epson EF-12 hace para evitar los cables es llevar Android TV integrado y 10GB de memoria interna para instalar aplicaciones. Solo esto ya convierte a este pequeño proyector en una máquina de streaming en toda regla capaz de proyectar Netflix, Disney Plus, Amazon Prime o YouTube sin ayuda externa.

Advertisement

Si todo esto no te parece suficiente, el EF-12 también es un Chromecast, por lo que puedes enviarle cualquier contenido que quieras desde móviles o tabletas siempre y cuando tengan sistema operativo Android.

El mando a distancia del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Moverse por Android TV no tiene ningún misterio para cualquiera que haya manejado alguna vez un teléfono Android. Las funciones de Android TV están disponibles desde un cómodo mando que incluye botones dedicados para YouTube o el asistente de voz de Google, y también para las funciones básicas de ajuste de la imagen.

El EF-12 dispone de autoenfoque, pero hay que ajustar la imagen según el ángulo de proyección (hasta 40 grados en horizontal y 34 en vertical). Es un margen bastante cómodo que permite instalar el proyector en lugares que no sean exactamente frente a la pantalla. Un pie extensible delantero y dos patas traseras con rosca permiten ajustar el dispositivo hasta una posición en la que la calidad de imagen sea la perfecta.

Advertisement
Uno de los menús de Android TV en el proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

El sistema para eliminar deformaciones de imagen no está mal, pero echo de menos una cuadrícula que permita ajustar cada ángulo con mayor comodidad. El sistema de ajuste del EF-12 requiere de bastante tira y afloja con las patas y los ajustes en pantalla, y encima el sensor de autoenfoque tiene la mala costumbre de activarse cada vez que movemos el proyector, lo que ralentiza aún más el proceso.

Advertisement

Todo esto se traduce en que el EF-12 no es exactamente un proyector portátil de quita y pon. Ajustar la imagen lleva bastante tiempo, por lo que mi recomendación es buscarle un lugar definitivo del que haya que moverlo lo menos posible. El problema es que su tiro más bien corto plantea algunos inconvenientes a eso de buscarle un lugar definitivo. La mesa del centro no es el mejor lugar para ponerlo a menos que queramos ajustar la imagen cada vez que lo usemos, pero el techo siempre es una posibilidad. El proyector viene con su propio soporte en caso de que optemos por esta solución o lo queramos sujetar a la pared sobre el sofá. Es un detalle muy bienvenido teniendo en cuenta el precio de los soportes.

Vista general de los puertos en el proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Por supuesto, no solo de los servicios de streaming con app en Google vive el hombre. Si queremos conectar una consola o algún dispositivo externo al EF-12 disponemos de un USB-A, y dos HDMI. Uno de ellos soporta ARC, por lo que podemos usarlo para conectarle barras de sonido. Finalmente hay un MiniUSB y un puerto de 3,5mm para auriculares. Teniendo en cuenta que estamos en 2022, echo de menos un USB-C.

El cable de alimentación del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Por cierto, el cable de alimentación lleva un transformador realmente pequeño, por lo que no nos será difícil ubicarlo en ningún sitio. Es otra de las concesiones del EF-12 a la portabilidad aunque no sea un proyector portátil en sentido estricto (no tiene baterías que lo permitan transportar de un lado a otro).

Un proyector 1080p que escala 4K

La resolución nativa del EF-12 es 1920x1080 píxeles. Probado con una pantalla de 100 pulgadas se nota que no es 4K, pero la calidad de imagen es más que adecuada y hasta se puede leer texto pequeño sin problemas. La diagonal mínima con la que funciona es de 30 pulgadas, y la máxima de 150.

Advertisement
Una pantalla de Disney Plus con la película Rogue One con el proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

El EF-12 es un proyector láser de la ya veterana gama 3LCD de Epson. En otras palabras, que en lugar de bombilla convencional encontramos un emisor láser de hasta 1.000 lúmenes y tres paneles LCD FullHD que son los encargados de generar la imagen que vemos sobre la pantalla. Esto de por sí ya es una ventaja porque alarga la vida útil del proyector a 10 años (las bombillas de los proyectores convencionales hay que cambiarlas mucho antes. Comoquiera que el laser genera mucho menos calor que una bombilla, el EF-12 no necesita de tantos ventiladores por lo que su funcionamiento es casi del todo silencioso (alrededor de 27 decibelios con el ventilador al máximo).

Advertisement

El EF-12 no es un proyector 4K nativo como el impresionante Sony XW5000, pero se las apaña para reducir la imagen de fuentes 4K con un buen nivel de calidad. Los colores son vibrantes y los negros puros para tratarse de un proyector. Como siempre, la mejor manera de disfrutarlo es con la habitación a oscuras, pero incluso con algo de luz se deja ver con naturalidad.

Menú de ajustes de imagen del proyector Epson EF-12
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Tanto el sonido como la imagen tienen un buen número de modos entre los que elegir y opciones con la que jugar. Personalmente me gusta más el modo cine y el sonido más equilibrado que proporciona desactivar los graves y la opción Clear Voice, pero puede que otras personas encuentren el punto dulce con otra configuración.

Un proyector todo en uno complejo de ubicar

Me encanta la calidad de imagen del EF-12. También creo que se beneficia mucho de tener unos altavoces realmente buenos y de albergar una plataforma de streaming tan sólida como Android TV. Mi problema con este proyector es que no acabo de saber muy bien dónde ubicarlo, tanto física como “espiritualmente”. Aunque pequeño y ligero, claramente no es un proyector portátil. De hecho, ajustar la imagen es tedioso, lo que desaconseja completamente ponerlo y quitarlo.

Advertisement
Foto del proyector Epson EF-12 con su mando a distancia
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

La cuestión es que, si le buscas un sitio fijo, el EF-12 ya entra a competir con otros proyectores fijos como el EF-11 (que básicamente es un EF-12 sin altavoces ni Android TV por 782 euros) o el Epson EB-FH52, que también es láser 3LCD y FullHD, y encima es más luminoso.

Advertisement

En resumidas cuentas, que por el precio del EF-12 puedes encontrar proyectores de la misma Epson con la misma calidad y mucho más baratos (aunque más feos). Después solo tienes que comprar un ChromeCast y una barra de sonido, y hasta te sobrarían euros. Por supuesto, esta solución es mucho más antiestética y llena de engorrosos cables. Al final, ese es posiblemente el encanto del EF-12, que ofrece todo lo necesario para ver cine en casa en un paquete todo en uno lleno de calidad, bonito, discreto, y que queda bien lo pongas donde lo pongas (y siempre y cuando ya no lo muevas de ahí).