La marina de Estados Unidos ha lanzado una serie de imágenes donde en apenas unos segundos se produjo una de esas escenas más propias de una película que de la realidad. Un caza Su-27 ruso que intercepta a un EP-3 de la Armada estadounidense sobre el Mar Negro. Se cruzaron a menos de dos metros.

Según ha explicado la marina en un comunicado, “un avión estadounidense Aries EP-3 sobrevolando en el espacio aéreo internacional sobre el Mar Negro fue interceptado por un Su-27 ruso”. Los pilotos del EP-3, un avión de vigilancia, reconocieron una vez llegaron a tierra que el avión ruso llegó a estar a menos de 1,5 metros de distancia. Según la marina:

Advertisement

Google Maps

Se ha determinado que esta interacción no era segura debido al cierre del Su-27 de apenas 1,5 metros y cruzando directamente a través de la trayectoria de vuelo del EP-3, lo que provocó que este volara a través del rebufo del Su-27. La interceptación duró dos horas y 40 minutos, y es una violación flagrantemente de los acuerdos existentes y el derecho internacional.

Estados Unidos ha aprovechado lo ocurrido para explicar que el evento es “el último” de una serie de maniobras “inseguras” del ejército ruso. Al parecer, en noviembre de 2017, un caza ruso Su-30 voló a 15 metros de distancia mientras interceptaba un avión de P-8A Poseidon de la Marina de Estados Unidos. Sobre la misma zona, en diciembre dos F-22 de la Fuerza Aérea de EE.UU fueron interceptados por aviones Su-25 y Su-35 rusos. 

En aquella escena, el US Aircraft tuvo que disparar bengalas como advertencia a los cazas rusos, uno de los cuales “tuvo que maniobrar de forma agresiva para evitar una colisión en el aire”. [Jalopnik]