Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El final de El Camino: una película de Breaking Bad iba a ser diferente y más oscuro

Imagen: Netflix.

La película de Breaking Bad ya está aquí, e incluye una conclusión para la historia de Jesse Pinkman, uno de los dos protagonistas de la serie original, junto al conocido Walter White. Si ya la viste, ya conoces su final, pero originalmente iba a ser muy diferente.

Advertisement

El Camino es una película que cuenta qué sucedió tras el escape de Jesse de la granja en la que un grupo de neonazis narcotraficantes lo tenían literalmente enjaulado, obligándolo a fabricar droga para ellos. Walter, tras originalmente quererlo muerto, va a “rescatar” a Jesse (o más bien quizás a acabar con el hecho de que alguien está copiando su droga) y, al final, vemos a Pinkman conducir muy rápido lejos del lugar, entre risas y lágrimas.

Aviso: lee bajo tu propio riesgo si no has visto El Camino: una película de Breaking Bad.

La película comienza justamente en ese momento, que para muchos fue un final más que digno. Vince Gilligan, creador de la serie, mencionó que no quería dejar abierto el final de Jesse, por lo que merecía su cierre, uno que vimos en la película. Jesse está escapando de la policía y en el camino se encuentra con algunos de los personajes que ya conocimos en la serie, como sus amigos Skinny Pete y Badger, y otros que ayudaron a sus captores, como el hombre que construyó uno de los sistemas que lo mantenía encarcelado en la granja.

Advertisement

En el film Jesse pasa casi dos horas buscando una salida, hasta por fin conseguir el dinero necesario (tomando dinero que pertenecía a Todd, en medio de muchos flashbacks que nos daban más contexto de la terrible relación que tuvo con su captor, y matando una vez más), para comprar su boleto a una nueva vida al misterioso hombre de las aspiradoras, ese que ayudó a Saul Goodman a escapar de la justicia.

Al final del film, lo vemos llegando a Alaska, con una nueva vida y una nueva identidad. Conduciendo hacia el estado congelado con una especie de sonrisa en el rostro, de tranquilidad, y tras haber dejado una carta para Brock, el hijo de Andrea, la mujer de la que Jesse se enamoró y que murió asesinada por los neonazis.

Advertisement

Sin embargo, el final iba a ser diferente, según Gilligan, quien comentó en una entrevista con Entertainment Weekly que originalmente tenía otros planes para Pinkman:

“Tras mucho pensarlo, no me gustó mi final original, que involucraba probablemente a una mujer joven que necesitaba ayuda. Mientras Jesse estaba escondiéndose en la frontera con Canadá, esta mujer trabajaba en un motel y Jesse la salva de sus problemas, sabiendo que podría sufrir por ello. Que lo atraparían. Pero aún así lo hace. Y en la última escena lo veríamos en la celda de una cárcel pero en paz por primera vez desde que comenzó la película. Creo que iba a incluir un detalle de que Jesse no podía dormir en todo el film desde que escapó, por la adrenalina de ser perseguido por la policía, pero en esa cárcel por fin podía dormir como un bebé. Me parecía una buena idea”.

Advertisement

En resumen, originalmente Pinkman iba a terminar en la cárcel, no lograría escapar de la justicia. Pero según Gilligan, tras mencionar esa idea a su novia, a uno de los creadores de Better Call Saul y a los guionistas “todos me miraron como si estaba loco y me dijeron que no podía meter a Jesse de nuevo en una jaula al final de la película”.

Según Aaron Paul, el actor que da vida a Jesse, también había un final muy similar al que vimos pero esta vez su voz narraba el contenido de la carta que dejó para Brock. No obstante, al final decidieron que era mejor que se mantuviera en misterio. [Entertainment Weekly vía Vice]

Share This Story

About the author

Eduardo Marín

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 8A86 B902 F824 EC61 1A74 C6D1 94B2 097D 2D0E 52A1PGP Key