Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El héroe que necesitamos fabricó una pistola que dispara mascarillas en la cara de la gente

Salvo para la gente que se dedica a hacer gimnasia mental de calibre olímpico, usar mascarilla durante la pandemia es la forma más sencilla de ayudar a minimizar la propagación del coronavirus. Algunos se resisten, sin embargo, lo que ha inspirado a Allen Pan a inventar un arma que dispara una mascarilla a la cara de aquellos que no se toman esto en serio.

Advertisement

No está siendo fácil convencer a todo el mundo de que use mascarilla, especialmente en Estados Unidos, por lo que Pan decidió adoptar un enfoque que aprovecha algo que la mayoría de los estadounidenses ama sobre todas las cosas: las armas. Usando partes de la línea de freno de un automóvil, el gatillo de una lata de pintura en aerosol, algunos componentes electrónicos personalizados y una válvula solenoide para controlar el flujo de un recipiente de CO2 presurizado, Pan creó un desintegrador de mano que parece salido de una película de Mad Max. Pero que, en todo caso, ayudará a detener el apocalipsis.

Incluso con la adición de un visor láser real que proyecta un punto verde sobre el objetivo (cualquier persona que no haya entendido correctamente los beneficios de usar una mascarilla), apuntar con la Mask Gun es la parte más desafiante de usarla. Después de algunos éxitos durante sus pruebas iniciales, la precisión del bláster cayó en picado cuando la complicada aerodinámica de una mascarilla facial unida a cuatro proyectiles hizo que la trayectoria fuera casi impredecible. A nivel práctico, la Mask Gun funciona exactamente igual que esos cañones que lanzan redes, pero la mascarilla funciona como una vela o un paracaídas diseñado para atrapar el viento, así que incluso con una mira láser, el objetivo es casi completamente aleatorio.

Advertisement

Pero no es una idea sin mérito. Las máquinas expendedoras de mascarillas han comenzado a aparecer en centros comerciales y otros lugares que reúnen multitudes, pero no todo el mundo las usa. Si los centros comerciales emplearan bandas armadas blandiendo estos blasters de mascarillas, el número de personas que usan mascarillas voluntariamente aumentaría sin duda de forma espectacular.

Share This Story

Get our newsletter