El corazón tecnológico de Silicon Valley esconde un lugar donde el tiempo parece congelarse. Es el Almacén de cosas raras, un complejo de edificios nada llamativos que esconde una descomunal tienda en la que sólo se vende tecnología y componentes antiguos. Si necesitas una controladora SCSI, una gráfica Voodoo 2000, un cable serial para impresora, una copia de Windows NT, o el altavoz interno de un PowerMac G4, este es el sitio indicado.

El Almac√©n de Cosas Raras debe su nombre a la frase: ¬ŅQu√© son todas estas cosas raras? que exclaman algunos visitantes al recorrer las instalaciones. En sus m√°s de 900 metros cuadrados se vende cualquier componente electr√≥nico o software antiguos y que probablemente se hayan dise√Īado a apenas un par de kil√≥metros, en las sedes de Apple, Microsoft, Yahoo o Microsoft, entre muchas otras.

Cada d√≠a llegan a esta tienda √ļnica seis pal√©s, as√≠ que es dif√≠cil que, si el componente existe, no lo tengan all√≠. Si alg√ļn d√≠a ten√©is la fortuna de visitar la zona de Palo Alto, en California, merece la pena que reserv√©is unos minutos para este almac√©n de los misterios en el que no nos extra√Īar√≠a encontrar el Arca de la Alianza [Weird Stuff Warehouse v√≠a Ars Technica]

Fotos: Weird Stuff Warehouse

Advertisement