Captura de pantalla: SpaceX

El jueves, SpaceX aterrizĂł por primera vez los tres propulsores del Falcon Heavy tras lanzar un satĂ©lite al espacio. Mientras que los aceleradores laterales aterrizaron en tierra firme, el nĂșcleo central se posĂł sobre la barcaza Of Course I Still Love You a mil kilĂłmetros de la costa de Florida.

Ahora SpaceX ha confirmado que el cohete se cayĂł al ocĂ©ano mientras era remolcado hasta Puerto Cañaveral: “A medida que las condiciones empeoraron con olas de 2 a 3 metros, el propulsor empezĂł a inclinarse hasta que no pudo mantenerse erguido. Si bien esperĂĄbamos recuperar el propulsor intacto, la seguridad de nuestro equipo siempre tiene prioridad”.

La compañía tiene una soluciĂłn para este tipo de inconvenientes: una especie de Roomba gigante llamada Octograbber que se encarga de asegurar el cohete. Sin embargo, el Octograbber no estĂĄ adaptado aĂșn al Falcon Heavy. SegĂșn Elon Musk, “los accesorios de fijaciĂłn son diferentes de los del Falcon 9 estĂĄndar y no estuvieron listos a tiempo”. El nĂșcleo central del Falcon Heavy es como una primera etapa de Falcon 9 modificada.

Advertisement

De acuerdo con SpaceX, la pĂ©rdida parcial del propulsor (los motores parecen estar bien) no afectarĂĄ a futuras misiones. El lanzamiento STP-2 para la Fuerza AĂ©rea de Estados Unidos utilizarĂĄ un nĂșcleo central nuevo.