Imagen: Alessandro Di Meo / AFP / Getty Images

Las cosas han cambiado mucho desde que Giordano Bruno fue enviado a la hoguera por decir que la Tierra era un planeta más en un universo lleno de mundos habitados. La Inquisición ya no existe, el Papa Francisco participa en charlas TED y el Vaticano organiza eventos para hablar del Big Bang.

Esta semana est√° teniendo lugar en el Observatorio Astron√≥mico de la Santa Sede un congreso titulado ‚ÄúAgujeros negros, ondas gravitacionales y las singularidades del espacio-tiempo‚ÄĚ. El Vaticano ha invitado a cient√≠ficos ilustres para discutir qu√© ocurri√≥ en los primeros instantes del Big Bang, qu√© son los agujeros negros y cu√°l es la naturaleza de la materia oscura.

Entre los participantes destacan el premio Nobel de F√≠sica Gerald‚Äôt Hooft y el cosm√≥logo George Ellis. Adem√°s de charlar sobre temas de la cosmolog√≠a moderna, como las ondas gravitacionales, el evento pretende celebrar la figura de George Lema√ģtre, el sacerdote jesuita que propuso por primera vez la teor√≠a del ‚Äú√°tomo primigenio‚ÄĚ que dio origen al universo en expansi√≥n.

En 2014, el Papa Francisco reconoci√≥ la teor√≠a del Big Bang y dijo que ‚Äúno se contradice con la intervenci√≥n de Dios, sino que la exige‚ÄĚ. ‚ÄúLos cristianos creen en un dios supernatural que es responsable de la existencia del universo, pero nuestra ciencia nos cuenta c√≥mo lo hizo‚ÄĚ, explica ahora Gabriele Gionti, cosm√≥logo del Observatorio Vaticano.

[Specola Vaticana v√≠a El Espa√Īol, ACI]