Tranquilos, no muere
Screenshot: Walt Disney Pictures

Te entusiasma una nueva serie de HBO, pero los tráilers se ven muy violentos. Puedes soportar las batallas, pero odias profundamente las escenas de tortura. O no te gustan las escenas de vómitos. O necesita evitar secuencias de luces centelleantes. O tu perro acaba de morir y prefieres que no te lo recuerden con una película. Busca el título en Does the Dog Die?, una web que recopila advertencias sobre los factores desencadenantes de ansiedad y demás elementos desagradables en más de 6000 películas, programas de televisión, libros y videojuegos.

El sitio rastrea 57 elementos evitables de la historia a los que llama “triggers” (detonantes, en inglés). Abarcan desde cosas infantiles como “¿Alguien se tira un pedo o escupe?” o “¿Cuenta la verdad sobre Papá Noel?” hasta detonantes más serios como “¿Alguien es torturado?” y “¿Alguien se suicida?”. La web entra en detalle sobre formas de violencia y autolesión, pero a diferencia de otras webs no se obsesiona con el sexo. Se preocupa más por preguntas como “¿Muere un dragón?”

Aunque básica, la web tiene una interfaz inteligente. Los 57 detonantes aparecen debajo de cada título. Junto a cada detonante hay una opción binaria sí/no con una de las opciones resaltadas. Mira más de cerca y verás que en realidad son votaciones. Cada usuario (después de iniciar sesión con una cuenta de Twitter, Facebook o Google) puede dejar un voto en cualquier dirección. Si miras los pequeños números de la votación, puedes ver que no todos están de acuerdo en lo que una escena “cuenta”. Por ejemplo, mientras que 23 personas dicen que Game of Thrones no produce sobresaltos, 8 personas dicen que sí.

Los usuarios también pueden dejar notas de texto para explicar mejor una escena. Los lectores pueden destacar las preguntas que más les interesan, y esas aparecerán en la parte superior de la página de cada título. Ciertos detonantes, como “¿Muere un familiar?” ocultan el conteo de votos para evitar spoilers.

Por defecto, la primera pregunta de cada página es “¿El perro muere?”. Esa solía ser la única pregunta de la web. Su creador John Whipple explicó a Lifehacker que el sitio fue originalmente una idea de su hermana. “Le resultaba frustrante ver una película con un perro porque la constante preocupación de que el animal muriera no le permitía disfrutar de ella”. Incluso el espectador acostumbrado a las películas más hardcore no siempre tiene ánimo para ver esas cosas.

Advertisement

Muchos de los detonantes actuales, dice, fueron sugeridos por los visitantes. “Hacer un seguimiento de qué películas tienen efectos estroboscópicos no era lo que teníamos en mente al comenzar el sitio, pero me alegra que podamos ayudar”.

El sitio es ideal para los padres que quieren obtener una idea más granular de la película que la clasificación por edades. (Quizá a tu hijo le entusiasmen demasiado los chistes de pedos y estás tratando de no alentar esa obsesión). Por el contrario, si eres un retorcido enfermo, puede buscar los títulos con la mayor cantidad de detonantes. Por ahora, las tres producciones en el top de la lista son Akira, Teen Wolf y Bait.

Pero hay un problema con la web: las obras con títulos idénticos se confunden fácilmente, por lo que las advertencias de contenido para la serie Teen Wolf terminan en la página de la película, y algunos libros son valorados con todas las advertencias de contenido de sus adaptaciones cinematográficas. Es por eso que verás libros con la advertencia de “cámara inestable”.

Advertisement

La pregunta “¿Hay alguien asaltado sexualmente?” contiene enlaces al sitio Unconsenting Media, que rastrea la violencia sexual en el cine y la televisión de forma más meticulosa. Whipple dice que él mismo ayudó a los creadores de Unconsenting Media cuando estaban creando su web. “Me preguntaron por qué no creamos una lista de películas con detonantes más sensibles (por ejemplo, películas en las que alguien muere por suicidio). Creo que eso resta valor a nuestros valores fundamentales y no es la dirección que quiero tomar para el sitio. Por otro lado, no tengo problema en ayudar a los que estén más calificados para lidiar con esos problemas”.

Ambos sitios son excelentes adiciones al mundo de las advertencias de contenido, que también incluye las guías parentales de IMDb creadas por su comunidad (aquí está la guía para Batman Begins), Common Sense Media y Where’s the Jump? El objetivo, por supuesto, no es evitar todo lo desafiante -un montón de historias son desafiantes sin un solo momento de violencia o muerte-, sino administrar sus expectativas para que no tenga que evitarlo todo. Como dice Whipple: “Nuestro objetivo es permitir que las personas disfruten de los medios sin temor a encontrar una sorpresa desencadenante no deseada”.