Choco Pie. WC

Es posible que al leer el titular hayas pensado que se trata de algún tipo de regalo de Corea del Sur por esa temeraria huida que casi le costó la vida al desertor norcoreano. En parte es así, pero ese dulce llamado Choco Pie es mucho más que eso para muchos habitantes de Corea del Norte.

De hecho, lo primero que hizo el soldado norcoreano, Oh Chung-sung, tras despertarse en el hospital de Corea del Sur, fue pedir una Choco Pie como prueba de que se encontraba en el país vecino. Después pidió ver la televisión y los médicos le colgaron una bandera de Corea del Sur en su habitación para ayudarle a estabilizar su condición mental.

Advertisement

La historia de este dulce se remonta a la década de los 70. En el año 1974 la compañía Orion lo introdujo por primera vez en Corea del Sur. Se trata de una pequeña torta cubierta de chocolate y con un relleno de crema de malvavisco.

Choco Pie. Wikimedia Commons

Era un producto del sur, jamás llegó a sus vecinos del norte, aunque en el año 2004 tuvieron contacto por primera vez con el snack. Las Choco Pie cruzaron la frontera cuando las dos Coreas comenzaron a construir una zona industrial conjunta en Kaesong (Corea del Norte), una zona ubicada a una hora en coche desde Seúl.

Advertisement

Ese año, los gerentes surcoreanos que supervisaban el proyecto le dieron diariamente a los trabajadores norcoreanos el dulce a modo de aperitivo. De hecho, se estima que alrededor de 400.000 Choco Pies fueron entregados a más de 50.000 norcoreanos todos los días de 2014. 

En muy poco tiempo, la golosina se convirtió en el producto estrella para los trabajadores. La demanda fue tal, que incluso llegaron a revenderse en una especie de mercado negro. En el 2013, hacerse con una de estas galletas en el mercado norcoreano podría costar alrededor de un dólar al cambio.

Choco Pie de fresa, de venta exclusiva en Japón. Wikimedia Commons

Advertisement

Sin embargo, cuando las operaciones en la zona industrial se detuvieron después de la tercera prueba nuclear de Corea del Norte, el precio supuestamente subió hasta los 2 dólares. Un año después, en 2014, el valor en el mercado negro de Choco Pie había aumentado a 10 dólares.

Dicho esto, el dulce no es un simple refrigerio más. Para los norcoreanos, a menudo vetados de muchos productos del exterior, también supuso abrir los ojos y desconfiar del discurso del régimen que hablaba de un país vecino donde se vivía en muy malas condiciones. 

Por cierto, en vista del triunfo que había significado los dulces entre la población, Corea del Norte intentó crear su propia Choco Pie. Incluso existen fotos que muestran a Kim Jong-un en una bata de laboratorio recorriendo una fábrica e inspeccionando una imitación del dulce. Sin embargo, su sabor no era igual. 

Advertisement

Choco Pie era la prueba viviente de una vida mejor, y la respuesta del desertor norcoreano es la mejor prueba de ello. [Quartz]