Cuando Microsoft presentó su nueva Surface Book prometió que se trataba del “portátil híbrido definitivo”, pero, aunque ya lo imaginábamos, se les olvidó mencionar lo difícil que sería repararlo. Para lograr su grosor mínimo y su tamaño han sacrificado toda la facilidad de reparación, como vemos en este despiece.

El nuevo Surface Book ha caído en las manos de iFixit, quienes le han otorgado un generoso 1/10 en su escala de facilidad de reparación. Básicamente el portátil híbrido de Microsoft es imposible de reparar por uno mismo, así que siempre se tendrá que optar por un servicio técnico especializado, si es que su falla tiene reparación.

Advertisement

La culpa de esto la tienen la posición de los tableros y la pega que han utilizado para adherir las partes y la carcasa. De hecho, iFixit asegura que es increíblemente difícil separar el panel de la pantalla del cuerpo del dispositivo, dado que Microsoft no escatimó al usar pegamento.

Advertisement

Lo único que prometen es relativamente sencillo de cambiar es su disco sólido de almacenamiento, de resto, todo lo demás está tan pegado, soldado y ajustado que es mejor mantener las manos alejadas de esas partes. El Surface Book es tan difícil de reparar como cualquier otro dispositivo en la línea Surface, y sin ir muy lejos, también es tan difícil de reparar como el nuevo MacBook.

Quizás sea hora de aceptar que este es el precio definitivo a pagar por tener un ordenador extremadamente delgado y liviano. [vía iFixit]

Advertisement

Todas las imágenes: iFixit.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)