Image: Una de las momias con el tatuaje (Trustees of the British Museum)

Dos momias que pertenecieron a un hombre y a una mujer, y que datan de entre el 3351 y el 3017 a. C., se han convertido en un hito: son el ejemplo más antiguo de tatuajes figurados conocidos, y los tatuajes más antiguos que se hayan encontrado en un cuerpo femenino.

De hecho, y que se sepa, solo Ötzi el Hombre de Hielo, un hombre momificado que vivió en Europa entre el 3400 y el 3100 a.C, tiene tatuajes más antiguos. Sin embargo, los tatuajes de Ötzi parecen ser de un tipo completamente diferente. Ötzi tenía 61 tatuajes de líneas y cruces en todo el cuerpo, todos creados al frotar hollín en forma de incisiones.

Advertisement

Image: Trustees of the British Museum

Además, estaban agrupados principalmente alrededor de la parte baja de su espalda y articulaciones, lugares donde habría sentido incomodidad por las dolencias degenerativas que sufría. Esto ha llevado a los investigadores a la hipótesis de que sus tatuajes pueden haber sido de diagnóstico o incluso de naturaleza terapéutica, quizás como una forma de acupuntura.

Por el contrario, las dos momias egipcias, denominadas momias Gebelein por la región en la que se encontraron, parecen tener tatuajes que son decorativos, o simbólicos de alguna manera, tal y como describe el equipo de investigadores del Museo Británico. El hombre tiene dos tatuajes: un toro salvaje y una especie de oveja en la parte superior del brazo, mientras que la mujer tiene motivos lineales y en forma de S inscritos en la parte superior del brazo y el hombro.

Advertisement

Image: Trustees of the British Museum

Curiosamente, las momias fueron excavadas en la década de 1890, y han estado en posesión del Museo Británico desde el siglo XX. Son anteriores a las dinastías faraónicas de Egipto, y su momificación fue completamente natural: fueron enterradas en tumbas poco profundas, y el calor, la salinidad y la sequedad del desierto egipcio hicieron el resto.

Ocurre que los tatuajes en momias suelen ser complicados de hallar debido a la piel. Por esta razón han permanecido más de un siglo sin identificar. Gracias a una foto a través de infrarrojos se pudo encontrar el histórico hallazgo, tatuajes en la dermis utilizando algún tipo de tinta a base de carbono. 

Advertisement

Image: Trustees of the British Museum

En cuanto a los motivos tatuados, el toro y la oveja sobre el hombre se han visto en el arte rupestre, mientras que la línea torcida en la mujer se asemeja a bastones sostenidos por figuras en cerámica pintada.

Sea como fuere, se trata de un momento histórico, ya que como afirman los investigadores, “al ser los figurados más antiguos conocidos, se suman a nuestra comprensión de la gama de posibles usos de los tatuajes en los albores de la civilización del Antiguo Egipto y amplían nuestra visión de la práctica del tatuaje en la prehistoria”. [Journal of Archaeological Science vía BBC]