Imagen: SpaceX

Hoy es un día histórico en la nueva era espacial: SpaceX probará por primera vez el nuevo Falcon Heavy. Desde 1973, cuando dejó de operar el Saturn V de las misiones Apolo, no se lanzaba un cohete tan potente en términos de capacidad de insertar carga en la órbita terrestre baja. Según Elon Musk, hay un 50% de probabilidad de éxito y un 50% de que veamos una espectacular explosión.

Un coche rojo para un planeta rojo

Cuando el director ejecutivo de SpaceX, que también es el CEO de Tesla, anunció en Twitter que el primer lanzamiento del Falcon Heavy llevaría como carga un Tesla Roadster, muchos pensaron que se trataba de una broma. Al igual que cierto presidente, Elon Musk aprovecha las noches para tuitear excentricidades.

Advertisement

No solo resultó ser cierto, sino que el coche que el Falcon Heavy enviará al espacio será uno de los primeros que fabricó Tesla: el Roadster rojo de primera generación que Elon Musk se quedó para sí mismo. En la radio sonará en bucle la canción Space oddity, de David Bowie, y al volante irá Starman, un maniquí improvisado con el traje espacial que SpaceX diseñó para los futuros astronautas de la nave Dragon. La imagen parece sacada de una película de ciencia ficción:

Si todo sale bien, el lanzamiento insertará el Tesla Roadster en una órbita cíclica entre la Tierra y Marte (“un coche rojo para un planeta rojo”, tuiteó Musk). El coche se alejará hasta 450 millones de kilómetros de la Tierra y se convertirá en el primer automóvil en llegar al espacio exterior, además del vehículo más rápido de la historia (la gente se pregunta si Tesla aprovechará la coyuntura para actualizar la velocidad punta del Roadster, lo cual sería bastante épico).

Advertisement

El coche eléctrico no es la primera carga extravagante que SpaceX enviará al espacio para probar uno de sus diseños. En el vuelo inaugural de la nave Dragon, la carga era una gigantesca rueda de queso (un chiste inspirado por un amigo de Elon Musk y los Monty Python). Con el Falcon Heavy, que es el nuevo cohete con mayor capacidad de carga en activo, han subido el nivel. El Roadster de primera generación pesa 1250 kg y mide casi cuatro metros de largo por dos de ancho.

Un 50-50

Si el lanzamiento y los tres aterrizajes son un éxito, esto es lo que veremos hoy:

Pero ¿qué probabilidad hay de que el lanzamiento sea un éxito? Según Elon Musk, un 50%. Como en los primeros intentos de aterrizaje del Falcon 9, hay altas posibilidades de que veamos una espectacular explosión en lugar de lo que sale en el video promocional de SpaceX. Es la primera vez que los ingenieros de la compañía volarán el Falcon Heavy, un triple cohete que lleva el equivalente en combustible a dos millones de kilos de TNT. Les preocupa especialmente que las etapas del cohete se doblen de formas inesperadas e impacten entre ellas.

Advertisement

“Hay muchas cosas que podrían salir mal”, explicó Musk a Ars Technica. “Una cantidad realmente tremenda. Me gusta enfatizar que las probabilidades de éxito no son muy altas. No lo quiero gafar, porque me siento superoptimista. Pero siento que ese optimismo no tiene fundamento. Siento que tenemos dos tercios de posibilidades de éxito, pero en realidad solo tenemos un 50-50”.

Si algo falla, habrá nuevas oportunidades (tan pronto como dentro de unos seis meses). El Falcon Heavy forma parte importante de la estrategia comercial de SpaceX. El cohete ha sido diseñado para llevar carga pesada a la órbita terrestre, a la Luna o a Marte. A corto plazo se usará para lanzar satélites comerciales o militares más pesados de lo normal, más tarde para llevar turistas a la Luna.

Advertisement

El lanzamiento de hoy lleva retrasándose varios años. Se presentó en 2011. Se dijo que estaría listo en 2013. Tras los accidentes de dos Falcon 9 en 2015 y 2016 se afirmó que despegaría este verano; más tarde, que lo haría en noviembre de 2017. Los motores han pasado sus primeras pruebas estáticas con éxito. Todo está listo para el despegue (o la espectacular explosión). Síguelo en directo.