Screenshot: The Boring Company (YouTube)

A Elon Musk le gusta decir cosas en su perfil en Twitter que suenan como si estuviera bromeando, pero en muchos casos terminan siendo ciertas, como cuando dijo que lanzaría un coche al espacio. Hace algunas semanas dijo que iba a vender ladrillos, y ahora los ha presentado de manera oficial.

Advertisement

Todo comenzó con otro de esos extraños tuits de Musk. El apasionado por los lanzallamas publicó un mensaje en la red social en el que mencionaba que pronto comenzaría a vender ladrillos fabricados con las rocas y la tierra que extraen las máquinas de Boring Company al hacer sus túneles. Muchos rieron, pero, de nuevo, Musk iba en serio.

“Nuevos productos de merchandise de Boring Company llegarán pronto. Ladrillos similares a los LEGO pero con tamaño real fabricados con las rocas que extraemos al cavar túneles, los cuales pueden ser usados para crear esculturas o edificios. Calificados para las cargas sísmicas de California, lo que significa que son súper fuertes pero con un agujero en el medio, como el interior de las alas de un avión, por lo que no son pesados”.

Advertisement

Musk mostró el aspecto de estos ladrillos en una conferencia de su compañía de túneles, asegurando que son tan resistentes que pueden ser usados para construir edificaciones.

“Estos ladrillos fueron fabricados al comprimir la tierra a una presión extremadamente alta, añadiendo poco a poco una pequeña cantidad de concreto. Los ladrillos están calificados para las cargas sísmicas de California, y podemos venderlos a unos 10 centavos cada ladrillo, o algo así. ¡Son muy buenos ladrillos! Podrías construir casas con ellos, y otras cosas”.

En general, Musk asegura que “estos ladrillos son mejores que cualquier otro ladrillo que he visto en construcciones”, por lo que ahora plantea la posibilidad de ser usados para construir casas, mientras que hace un par de meses solo decía que iban a ser “como Legos” para construir monumentos.

Advertisement

Así, Musk da el salto más lógico después de vender gorras y lanzallamas: ahora venderá ladrillos, además de llevar las riendas de una compañía de cohetes espaciales, una compañía de coches eléctricos y una compañía de túneles para acabar con el tráfico de las grandes ciudades.

Durante el evento, Musk sugirió al ingeniero de SpaceX Steven Davis, parte del proyecto del primer túnel de Boring Company, que podían comenzar construyendo el panteón egipcio con los ladrillos, a los que Davis contestó:

“Nos dijiste que hiciéramos una pirámide, así que vamos a construir una pirámide y un templo para ti”.

Advertisement

Y todo son risas hasta que un día aparezca una esfinge con la cara de Musk en la gigafábrica de Tesla. [vía Elon Musk (Twitter) / The Boring Company (YouTube)]