Imagen: Uber

CĂłmo mejorarĂ­as el problema del trĂĄfico en las grandes ciudades: ÂżAmpliando el transporte pĂșblico? ÂżConstruyendo carriles para bicicletas? En California, dos empresas privadas trabajan en soluciones mĂĄs creativas: excavar tĂșneles bajo la ciudad y crear una flota de taxis voladores.

El director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, apuesta por el cielo. SegĂșn desvelĂł a principios de esta semana en un evento en Tokio, UberAir, el prometido servicio de taxis voladores de Uber, empezarĂĄ a funcionar antes de lo esperando, en un plazo de cinco a diez años.

Al igual que otras empresas como Airbus o Kitty Hawk (de Larry Page), Uber estĂĄ desarrollando una flota de vehĂ­culos autĂłnomos VTOL (que despegan y aterrizan en vertical) con la idea de transportar pasajeros entre las azoteas de los edificios y otros lugares donde quepan helipuertos.

Pero no todo el mundo se muestra optimista sobre estos primitivos “coches voladores”. Entre ellos Elon Musk, el fundador y director ejecutivo de The Boring Company, la empresa que apuesta por los tĂșneles subterrĂĄneos. En su charla de Tokio, Dara Khosrowshahi dijo: “para quĂ© excavar tĂșneles cuando puedes volar”. Y Musk, por supuesto, no pudo quedarse callado.

“Si te gusta que los drones vuelen por encima de tu casa —escribiĂł el empresario en Twitter— te encantarĂĄ que haya un gran nĂșmero de ‘coches voladores’ sobre tu cabeza que son mil veces mĂĄs grandes y ruidosos, y que hacen que todo lo que no estĂĄ clavado al suelo se vuele cuando aterrizan”.

Advertisement

Elon Musk es famoso por sus declaraciones subidas de tono, pero en lugar de ignorarlo, el CEO de Uber decidiĂł contestar (con un tono amigable):

“Acepto el desafĂ­o —tuiteĂł Khosrowshahi—. La tecnologĂ­a de las baterĂ­as ha mejorado (gracias a Elon Musk), y con mĂșltiples rotores mĂĄs pequeños [los vehĂ­culos VTOL] serĂĄn mucho mĂĄs eficientes, al tiempo que evitarĂĄn la contaminaciĂłn acĂșstica y del medio ambiente”.

Advertisement

Musk no respondiĂł y pasĂł directamente a otros temas como lo mucho que le gustarĂ­a que alguien hiciera realidad un Parque JurĂĄsico.