Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Elon Musk se niega a dejar de usar Twitter

Foto: Getty Images.

El lunes 11 de marzo, el director ejecutivo (CEO) de Tesla, Elon Musk, presentó su respuesta a una solicitud de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) para que un tribunal federal lo sancionara por haber violado un acuerdo. En su respuesta, Musk argumenta que las restricciones aplicadas a sus tuits equivalen a una “toma de poder inconstitucional” por parte de la SEC y que ni siquiera violó el acuerdo.

Advertisement

La batalla en la corte federal es el último episodio de una saga que comenzó en agosto pasado, cuando Musk tuiteó que estaba “considerando privatizar a Tesla a 420 dólares [la acción]”, y que ya había obtenido fondos. Musk en realidad no había asegurado la financiación y Tesla no se hizo privada, pero declaraciones tuvieron consecuencias en el precio de sus acciones. La SEC se ha molestado y trataron de impedir que Musk dirigiera una empresa pública. Musk peleó las acusaciones, hasta que finalmente llegó a un acuerdo con el ente regulador, aceptando pagar una multa de 20 millones de dólares, dimitiendo como presidente de la junta de Tesla y aceptar que un abogado revise cualquier tuit que pueda ser importante para el negocio de Tesla por antes de publicarlo.

En febrero, Musk tuiteó que “Tesla fabricó 0 vehículos en 2011, pero hará alrededor de 500.000 en 2019.” Al darse cuenta de que el tweet no era exacto, publicó otro cuatro horas después en el que aclaraba que se refería a que la fábrica de Tesla alcanzaría una tasa de producción de 500.000 automóviles anuales en 2019, pero solo entregarían alrededor de 400.000 unidades. Pocos días después la SEC afirmó que debía ser sancionado porque “no solicitó ni recibió una aprobación previa antes de publicar ese tuit, el cual era inexacto y fue difundido a más de 24 millones de personas”.

En su respuesta oficial, los abogados de Musk argumentaron que este caso se trata de “una serie de tuits de celebración, que expresan su entusiasmo por el éxito de Tesla desde 2011 y el orgullo por lo que Tesla anticipó lograr en 2019”. Han dicho que Musk había “utilizado su criterio” para determinar que el “tuit no fue relevante” para el acuerdo con la SEC, y que los números de producción ya eran de conocimiento público, ya que fueron incluidos en el anuncio de resultados financieros y en una presentación ante la SEC. Como prueba de que está haciendo todo lo posible para cumplir con el acuerdo, Musk escribió que ha reducido su “promedio mensual de tweets relacionados con Tesla casi a la mitad”.

Advertisement

En una entrevista con 60 Minutes en diciembre de 2018 preguntaron a Musk cómo podía determinar Tesla cuál de sus tweets tenía el potencial de influir en el precio de las acciones de la compañía. “Bueno, creo que podríamos cometer algunos errores”, respondió. Ese tipo de incertidumbre ha llevado a los abogados de Musk a argumentar que el acuerdo equivale a una violación de los derechos de la Primera Enmienda de su cliente. Aseguran que la interpretación de la SEC del acuerdo impide a Musk hablar sobre el negocio de Tesla, en general. “Musk nunca aceptó ni aceptaría una orden de mordaza tan radical”.

El corazón del conflicto es que la SEC no define lo que Musk no puede tuitear, lo que dice es que si tuitea algo que podría mover las acciones de Tesla sin antes comunicarlo a los inversores, enfrentará consecuencias si el mensaje no había sido aprobado por los abogados de Tesla. En este caso, los tuits fueron publicados después del cierre diario del mercado bursátil y no tuvieron un efecto notable en las acciones de Tesla, pero los inversores aún no están contentos y lo están demandando por tuitear “declaraciones erróneas”.

Advertisement

Desde que aceptó a regañadientes llegar a un acuerdo con la SEC, Musk ha mostrado desprecio por la agencia. Le dijo a 60 Minutes que no respeta al regulador y luego afirmó que valía la pena haber sido multado con 20 millones de dólares por su tuit de 420. En su solicitud de sanciones, la SEC cita la entrevista de 60 minutes como ejemplo de que Musk no es diligente en su esfuerzo por cumplir con el acuerdo. En su respuesta del lunes, los abogados de Musk afirmaron que las sanciones suponen un “golpe de represalia y censura”.

Advertisement

¿A qué clase de consecuencias se enfrentaría Musk por su obstinada insistencia en poder tuitear lo que sea que quiera? Según el Washington Post, la SEC podría imponer más multas o mayores restricciones a su actividad en las redes sociales. Peter Haveles, un abogado litigante de la firma de abogados Pepper Hamilton, dijo a Wired que si se concede la solicitud de la SEC, “existe una gran probabilidad de que el Tribunal de Distrito multe al Sr. Musk y le pondrá una correa aún más corta, acompañada de la advertencia de que otras infracciones podrían hacer que el Sr. Musk sea prohibido durante algún tiempo el ejercer como oficial o director de una empresa pública”.

Aunque es exasperante ver a un hombre que está a cargo de dos grandes compañías arriesgarlo todo porque es adicto a Twitter, en cierto también es un poco alentador. La mayoría de nosotros no tenemos miles de millones de dólares y la libertad de hacer prácticamente todo lo que queramos. Elon Musk los tiene, y lo único que quiere hacer es tuitear. Cualquiera puede tuitear, por lo que la próxima vez que publiques un tuit del que te sientas orgulloso, piensa: “lo que estoy experimentando es posiblemente la sensación más alegre que Elon Musk pueda imaginar”. El dinero no puede comprar la felicidad, pero esa pequeña carrera de dopamina de un retweet lo es todo. [SDNY via Washington Post]

Advertisement

Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES.

Share This Story