Advertisement
Advertisement

Hasta ahora la demanda sigue en proceso, y no se sabe cómo terminará. Quizás Elon salga victorioso y su nombre limpiado, quizás incluso aprenda la lección de usar Twitter con más cuidado debido al peso que tienen sus palabras, o quizás termine siendo obligado a abandonar la dirección de las compañías que dirige y a las que ha convertido en lo que hoy conocemos. [US Securities and Exchange Commission / Bloomberg / Washington Post / Buzzfeed / CNBC / The Wall Street Journal]


Actualización, 29 de septiembre 20:00 (EST):

Elon Musk ha llegado a un acuerdo con la SEC por la demanda, el cual lo obliga a abandonar la presidencia administrativa de Tesla durante al menos los próximos tres años, aunque podrá permanecer como director ejecutivo (CEO). Además, Tesla debe contratar a un abogado para supervisar todas las comunicaciones de Musk, incluyendo su cuenta de Twitter.

Advertisement