Tesla ha pasado p√°gina. En agosto, Elon Musk tuite√≥ que estaba considerando privatizar la empresa y que el dinero de la operaci√≥n estar√≠a asegurado por el fondo soberano de Arabia Saud√≠. Los saud√≠es lo negaron y los comisarios de la bolsa‚Äč‚Äč de Estados Unidos decidieron multar al empresario con 20 millones de d√≥lares. Pero la cosa no qued√≥ ah√≠. Musk fue forzado a dejar la presidencia de Tesla, y Tesla le ha estado buscando un sustituto desde entonces. Ahora sabemos que esa persona no ser√° un hombre, sino una mujer: la australiana Robyn Denholm.

Denholm es una experta en finanzas que ejerce de CFO y jefa de estrategia de la empresa de telecomunicaciones más grande de Australia, que casualmente se llama Telstra. La australiana ya era miembro de la junta directiva de Tesla, donde supervisaba el comité de auditoría, pero ahora ha decidido dejar su trabajo actual para ejercer a tiempo completo como presidenta de la junta (y jefa del hasta ahora todopoderoso Elon Musk).

Advertisement

Denholm inici√≥ su trayectoria en Toyota Australia y dio el salto a Silicon Valley, donde supervis√≥ las finanzas, las operaciones y la planificaci√≥n estrat√©gica de empresas tecnol√≥gicas como Sun Microsystems y Juniper Networks, donde se le¬†atribuye el liderazgo de un equipo que multiplic√≥ los ingresos y transform√≥ toda la corporaci√≥n en un periodo de nueve a√Īos.

‚ÄúCreo en esta compa√Ī√≠a, creo en su misi√≥n y espero poder ayudar a Elon y al equipo de Tesla a lograr una rentabilidad sostenible e impulsar el valor de los accionistas a largo plazo‚ÄĚ, dijo la presidenta en un comunicado.

Advertisement

‚ÄúRobyn tiene una amplia experiencia en las industrias tecnol√≥gica y automotriz, y en los √ļltimos cuatro a√Īos ha hecho importantes contribuciones como miembro de la junta de Tesla para ayudarnos a convertirnos en una empresa rentable‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Elon. ‚ÄúEspero trabajar a√ļn m√°s estrechamente con Robyn a medida que continuamos acelerando el advenimiento de la energ√≠a sostenible‚ÄĚ.

El nombramiento de Robyn Denholm como presidenta de la junta de Tesla tiene efecto inmediato, pero por contrato debe seguir al frente de las finanzas de Telstra durante seis meses. Si le preguntas a Musk qué piensa de haber perdido su antiguo puesto por un tuit, te dirá que valió la pena.