Isao Machii es un maestro de iaidō, la esgrima tradicional japonesa cuyos movimientos se basan en envainar y desenvainar la katana. El nuevo “discípulo” de Machii no es humano. Es un robot al que han enseñado todos los trucos de manejar el sable japonés. Verlo en acción pone los pelos de punta.

No es la primera vez que vemos a un robot industrial con una katana adosada, pero este caso es especial porque sus movimientos son mucho más fluidos y rápidos que los que estamos acostumbrados a ver en otras máquinas. El robot aprendiz de esgrima es un Motoman MH-24 de la compañía japonesa Yaskawa Electric Corporation.

El MH-24 es un brazo robot diseñado por la propia Yaskawa para manipulación rápida de objetos en líneas de montaje o empaquetado. Los ingenieros de la compañía lo han reprogramado con capturas de movimiento realizadas sobre Isao Machii. El resultado es un brazo robótico capaz de rebanar en finas lonchas cualquier cosa que le pongan delante de su katana.

Advertisement

Afortunadamente, Japón aún no está pensando en hacerse con un ejército de robots maestros de esgrima. El proyecto es solo un vídeo promocional de Yaskawa para mostrar las habilidades de sus robots. No obstante, hay algo inquietante en la forma en la que el MH-24 se desenvuelve con la katana. Su precisión es perfecta, pero carece del espíritu y la armonía del luchador humano. Este es el vídeo. [安川電機 e-メカサイト vía Kotaku]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)