Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Enseñan a una veintena de personas a usar con éxito la ecolocalización, como los murciélagos

1.3K
2
Save
Alerts
Ilustración para el artículo titulado Enseñan a una veintena de personas a usar con éxito la ecolocalización, como los murciélagos
Foto: Lauren DeCicca (Getty Images)

Científicos del Reino Unido dicen que el mismo tipo de ecolocalización que practican los murciélagos puede ayudar a las personas que viven con ceguera a moverse mejor por el mundo. En un nuevo estudio, encontraron que tanto los participantes ciegos como los videntes que participaron en un programa de capacitación de 10 semanas aprendieron a usar la ecolocalización, y que la mayoría de los participantes ciegos vieron mejorar su movilidad y capacidad para vivir de forma independiente.

Advertisement

La ecolocalización (cuando un animal emite un sonido y luego detecta cómo ese sonido rebota para percibir objetos sólidos a su alrededor) es practicada con facilidad por ciertas especies de mamíferos, como (la mayoría) de los murciélagos y las ballenas. Pero algunas personas ciegas desarrollan su propia versión de la ecolocalización, algo que posiblemente se remonte al siglo XVIII. En años más recientes, personas ciegas como Daniel Kish han escrito y hablado de sus propios métodos de ecolocalización, que generalmente implican hacer clics con la boca.

Lore Thaler, psicóloga experimental de la Universidad de Durham, lleva varios años estudiando la ecolocalización humana. Su investigación anterior trató de desentrañar los detalles y los posibles beneficios de la ecolocalización. En 2019, por ejemplo, un estudio realizado por Thaler y sus colegas descubrió que los usuarios experimentados podían detectar pequeños cambios en su entorno desde una distancia de 0,5 a 1,5 metros de distancia.

“Lo que nos hizo explorarla en primer lugar fue que es una habilidad tan fascinante y con un gran potencial para ayudar a las personas ciegas e investigar la neuroplasticidad en un nivel más general”, dijo Thaler a Gizmodo en un correo electrónico.

Para esta nueva investigación, publicada en PLOS One, Thaler y su equipo querían probar si a las personas sin experiencia, con y sin visión, se les puede enseñar cómo ecolocalizar en un período de tiempo relativamente corto, y si esta habilidad realmente ayuda a las personas con ceguera.

Reclutaron a 14 personas videntes y 12 personas que se quedaron ciegas a una edad temprana para el experimento, que involucró 20 sesiones de capacitación realizadas durante 10 semanas. Los voluntarios tenían entre 21 y 79 años, y ninguno había usado la ecolocalización con regularidad en sus vidas (dos de los ciegos tenían alguna experiencia, pero todos los demás no tenían ninguna). Para validar sus pruebas y establecer un punto de referencia, también contaron con la ayuda de siete personas que habían estado practicando la ecolocalización durante al menos una década.

En general, el equipo descubrió que todos los individuos mejoraron notablemente su desempeño en las pruebas de ecolocalización durante el periodo de 10 semanas. Estas pruebas involucraron situaciones como poder reconocer la ubicación relativa y el tamaño de los objetos cercanos o poder navegar a través de un entorno natural fuera del laboratorio sin poder ver. Estas mejoras no parecen estar influenciadas por la edad o el grado de ceguera entre los participantes. Algunas personas incluso se desempeñaron tan bien como los ecolocadores expertos en algunas tareas, mientras que algunas personas videntes lo hicieron mejor que algunas personas ciegas.

Advertisement

También se encuestó a voluntarios ciegos tres meses después sobre cómo la capacitación pudo haber afectado sus vidas. Todos informaron haber experimentado mejoras en su movilidad como resultado del entrenamiento, mientras que el 83% informó sentirse más independiente. Los hallazgos, según Thaler, sugieren que esta formación puede ser adoptada fácilmente por muchas personas y que puede ayudar a las personas ciegas con sus actividades cotidianas.

“Estos últimos hallazgos muestran que el aprendizaje de esta habilidad afecta positivamente la vida diaria de las personas ciegas (es decir, mejor movilidad, independencia, bienestar). Esta es la primera vez que se recopilaron datos que lo atestiguan directamente”, dijo Thaler. “Además, descubrimos que tanto las personas ciegas como las que ven pueden aprenderlo, y que la edad no es un factor limitante”.

Advertisement

Los resultados de su estudio se basan en un tamaño de muestra pequeño, por lo que no deberían verse como una prueba concluyente de los beneficios de la ecolocalización. Pero Thaler y su equipo planean seguir analizando la ecolocalización humana de varias formas. Actualmente, están trabajando en un estudio de datos de neuroimagen para comprender cómo el aprendizaje de la habilidad podría cambiar el cerebro de una persona, mientras que en investigaciones futuras estudiarán cómo la ecolocalización enseñada temprano puede ayudar a los niños con ceguera.

“También planeamos investigar cómo se ampliaría la enseñanza y el aprendizaje de esta habilidad pasando del laboratorio a la instrucción profesional (es decir, cómo aprenden y se benefician las personas cuando no son capacitadas por investigadores sino por profesionales con discapacidad visual), agregó.