El resultado final es una apasionante animación que muestra cómo las islas separadas están conectadas con sus continentes, así como el espectacular paisaje de las crestas oceánicas. Según O’Donoghue:

Me sorprendió mucho la aparición inmediata de puentes terrestres, durante la última Edad de Hielo, Gran Bretaña y Europa estaban vinculadas, Rusia y Alaska estaban vinculadas, y la región entre Asia y Australia estaba en gran medida conectadas. Estos puentes permitieron a los humanos migrar sin botes, por lo que este mapa explica en gran medida cómo era posible una gran cantidad de migración humana en el día. En otras palabras, ¡es una lección de prehistoria!

Advertisement

Por cierto, si te ha gustado la animación, O’Donoghue cuenta con muchas otras en su canal de YouTube. [IFLScience, YouTube]