Cient√≠ficos de la Universidad Glasgow Caledonian en el Reino Unido, crearon un software que monitorea el comportamiento del usuario en un tel√©fono celular. Esto con el objetivo de evitar el robo de estos dispositivos al diferenciar la interacci√≥n del due√Īo contra la de otra persona.

El sistema detecta las torres celulares y redes Wi-Fi que est√°n com√ļnmente alrededor del usuario. Tambi√©n monitorea las aplicaciones que m√°s utiliza y mide los niveles de ruido y luz m√°s comunes mediante el micr√≥fono y sensores del tel√©fono. De esta manera, ubica los patrones en el ambiente del due√Īo. Este proceso le toma una semana, en promedio.

Despu√©s de estudiar y guardar estas caracter√≠sticas, el desarrollo entra en un modo de protecci√≥n que mide las variaciones en el ambiente. Cuando el software detecta cambios significativos, bloquea el dispositivo y pide una contrase√Īa.

En experimentos, los cient√≠ficos determinaron cuatro tipos de ataques o escenarios para poner a prueba esta aplicaci√≥n. Algunos suponen solo cambios de ubicaci√≥n y otros un comportamiento m√°s parecido al del due√Īo. Midiendo estos factores, fue como comprobaron que funciona.

Advertisement

En el primer escenario, el intruso cambia de ubicación pero no tiene otro tipo de datos de uso del teléfono. En el segundo también cambia de ubicación y, además, usa las tres aplicaciones favoritas del usuario. El tercero no cambia de ubicación pero no hace uso del dispositivo robado y en el cuarto tampoco cambia de ubicación pero sí lo utiliza. Después de varias pruebas, el sistema logró detectar cuándo se trataba de un robo en el 95% de los casos.

Este desarrollo a√ļn est√° en periodo de pruebas. Los cient√≠ficos esperan poder hacer m√°s experimentos para afinar detalles en el aprendizaje y detecci√≥n de patrones. En el futuro se espera que pueda utilizarse como una herramienta para garantizar la seguridad de nuestros dispositivos, en combinaci√≥n con otros sistemas como lectores de huellas digitales y programas de ubicaci√≥n satelital. [Arxiv v√≠a New Scientist]

Imagen: Kostenko Maxim / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)