Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El gadget que más me apetece comprar en 2022 es una cinta métrica

La T1 Tomahawk es una cinta métrica con dos pantallas y láser.

By
We may earn a commission from links on this page.

¿Puede una herramienta de bricolaje generar tantas expectativas como un móvil de última generación? Si es como la T1 Tomahawk, sí. Bajo este épico nombre se esconde una cinta métrica con tantas mejoras digitales que me estoy planteando seriamente hacerme con una.

Reekon puede no ser una marca tan conocida como Bosch, DeWalt, Makita o Black & Decker, pero eso podría cambiar si siguen haciendo cosas como la Tomahawk. Su primera creación, de hecho, es otra genialidad. Se trata de la M1 Caliber, un medidor digital pensado para sierras circulares de banco. Obviamente, el Caliber no estaba pensado para todo el mundo, pero la T1 Tomahawk sí que puede hacerse un hueco no solo entre profesionales, sino entre entusiastas del bricolaje.

La T1 Tomahawk es una cinta métrica retráctil de 25 pies (7,6 metros). La cinta física en sí está en pulgadas, pero a su lado tiene una generosa pantalla OLED que muestra la medida en la que estamos en pulgadas o cm dependiendo de si usamos un sistema de medidas lógico o uno basado en tradiciones británicas medievales. Solo esto no tiene mucho misterio, pero hay más. La cinta puede memorizar diferentes medidas con solo pulsar un botón. Esas medidas quedan registradas en una segunda pantalla de tinta electrónica situada en el lateral. Las mediciones también quedan registradas en el móvil mediante una app que se conecta a la cinta mediante Bluetooth.

Otro añadido muy útil es un láser que extiende una línea recta a ambos lados de a cinta y que permite situar esta de forma perpendicular a lo que estemos midiendo para una lectura más correcta. En cualquier momento podemos también resetear la medida en pantalla. La batería extraíble de la T1 rinde hasta 15 horas de uso continuado.

Advertisement

Al igual que su predecesora, la T1 Tomahawk ha llegado a través de una campaña de Kickstarter que ya ha recaudado 1,14 millones de dólares (pedían solo 10.000). Y eso que la opción más barata ahora mismo para hacerse con una asciende a nada menos que 199 dólares. No es tanto si tenemos en cuenta que su precio cuando salga en las tiendas será de 260. Los primeros en recibir sus cintas métricas futuristas lo harán en diciembre de este año.