En The Force Awakens han pasado 30 años desde los acontecimientos de Return of the Jedi, por lo que en estas tres décadas los héroes de al trilogía original (Luke, Han y Leia) han vivido muchas cosas. En el caso de la Princesa su historia la hizo desconfiar por completo en la Nueva República, y ya conocemos los motivos.

Aviso: antes de continuar leyendo recomendamos haber visto Star Wars: The Force Awakens y así evitar spoilers.

Es cierto que la Princesa Leia siempre fue una guerrera, que su título de noble nunca le impidió tomar un bláster o cualquier arma para combatir y liderar a otros en medio de la guerra contra el Imperio Galáctico. De hecho, después de los acontecimientos del Episodio VI de la saga Leia Organa abandona su estatus de Princesa, y adopta su nuevo rango: General.

Pero aunque es una heroína de guerra y fue una pieza clave para derrotar al Imperio 30 años atrás, en el presente (Episodio VII) la vemos como una renegada, líder de una resistencia informal y que no pertenece a la Nueva República. De hecho, no se lleva nada bien con el nuevo Senado.

La película no da detalles al respecto, pero una nueva novela llamada Star Wars Bloodlines se encargará de dar información acerca del pasado de Leia y cómo las conspiraciones y sencillamente el paso del tiempo hicieron que se separara de la Nueva República y creara su resistencia independiente.

Desde USA Today han publicado los primeros detalles, y luce muy prometedora.

El mayor factor que afectó a Leia, así suene increíble, es el paso del tiempo. Aunque entre los Episodios VI y VII pasan apenas 30 años, esto es suficiente para que una nueva generación se forme como líderes en el Senado y la Galaxia, una generación que no conoció en carne propia los peligros del Imperio y Darth Vader, y que consideran a Leia como una paranoica.

Lo cierto es que la General Organa sabe que quedan restos del Imperio que son una amenaza para la Nueva República, pero el Senado no cree en ella (¡incluso cuando es una heroína de guerra!), ellos creen que el Imperio está acabado y jamás podría renacer. Por supuesto al final ella tiene razón, dado que estos restos se convertirán en la Primera Orden y destruirán al Senado durante The Force Awakens.

Advertisement

Durante la novela Bloodlines también aparece un nuevo rival para Leia, un político muy poderoso llamado Ransolm Casterfo, que se encargará de contradecirla en todo y rechazar siempre sus propuestas y teorías ante el Senado. Casualmente, Casterfo colecciona reliquias que hayan sido poseídas por el Emperador Palpatine, por lo que podríamos estar ante un fanático del Imperio.

Finalmente, Leia sufre un intento de asesinato durante una cena con otros miembros del Senado, lo que sería la gota que derramó el vaso para hacerla separarse y desconfiar del Senado, y tomar acciones con sus propias manos contra los restos del Imperio y la Primera Orden.

Star Wars Bloodlines es el siguiente libro que publicará Disney para darnos mucho más contexto acerca de los acontecimientos durante estos 30 años después de que terminara la guerra contra el Imperio. [vía USA Today]

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)