"Hemos observado algo que creíamos que no podía existir". Con estas palabras se expresaba el astronauta Forman Williams para referirse a las llamas frías. Bajo este nombre se oculta un curioso comportamiento del fuego que han descubierto a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS), y que podría reinventar los motores de combustión.

Forman Williams es profesor de ingenier√≠a mec√°nica y aeroespacial en la Universidad de San Diego, en California y l√≠der de una serie de experimentos de combusti√≥n a bordo de la ISS. Encender fuego en el interior de una estaci√≥n espacial es solo posible gracias a una nueva c√°mara de combusti√≥n instalada en el m√≥dulo Destiny. En ese habit√°culo del tama√Īo de una estanter√≠a repleta de sensores y c√°maras, Williams y su equipo inyectan diferentes combustibles y los hacen arder.

En gravedad cero, las llamas forman peque√Īas esferas de fuego que parecen apagarse al instante pero que, como se aprecia en la imagen de cabecera, siguen ardiendo en un fascinante espect√°culo. Williams y su equipo llaman a este fen√≥meno "llamas fr√≠as". Su existencia se debe a las condiciones de microgravedad de la estaci√≥n espacial. La falta de gravedad terrestre alinea de diferente forma las part√≠culas de material inflamable, permitiendo a los gases consumirse m√°s lentamente y con una temperatura mucho m√°s baja que en La Tierra.

Los sensores de la c√°mara indican que ese proceso de combusti√≥n no solo genera menos calor, sino que reduce dr√°sticamente las emisiones contaminantes. Ahora, el equipo al mando de la c√°mara de combusti√≥n trata de averiguar c√≥mo lograr ese mismo tipo de llamas sobre la superficie del planeta. Los experimentos se extender√°n durante un a√Īo. Si lo logran, abrir√°n la puerta a motores m√°s eficientes y ecol√≥gicos. [UC San Diego v√≠a Phys.org]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)