Para la NASA, mandar el transbordador al espacio era una operación increíblemente costosa, pero traerlo de vuelta de una pieza era todavía más complicado. En el descenso, con una atmósfera cada vez más densa, el transbordador soportaba una increíble temperatura debido al rozamiento.

Para evitar que se convirtiese en una bola de fuego la NASA usaba unas placas cerámicas especiales capaces de disipar el calor muy rápidamente. Este vídeo te las muestra en acción. Tras calentar el cubo a 1.204 grados durante una hora sale al rojo vivo del horno, pero puede tocarse con los dedos en pocos minutos.

El material es fascinante, adem√°s, porque no s√≥lo tiene que ser capaz de resistir las altas temperaturas de la reentrada, que pueden llegar a superar los 1.600 grados, sino tambi√©n el fr√≠o del espacio, de 156 grados bajo cero. Tras finalizar cada misi√≥n las m√°s de 21.000 placas que ten√≠a cada transbordador deb√≠an inspeccionarse una a una y cambiarse si mostraban alg√ļn desperfecto. [NASA (PDF)]